En Madrid y Barcelona

Trabajadores de Marsans mantienen parte de sus concentraciones de protesta

Los trabajadores de Viajes Marsans aprobaron hoy mantener las concentraciones previstas en Madrid para el jueves ante la sede de la CEOE y del viernes delante del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Según informaron a Efe fuentes sindicales, en la Asamblea de Trabajadores celebrada hoy además se ha decidido desconvocar las concentraciones estatales que habían previsto para este martes y este miércoles.

Esta anulación no afecta, sin embargo a Barcelona, donde la plantilla de Viajes Marsans se concentrará mañana ante la sede de la sociedad "para exigir soluciones ante la grave situación de la empresa".

La decisión global de suspender los actos de mañana y de pasado mañana se debe a que los trabajadores consideran que el miércoles podría estar cerrada la venta del Grupo Marsans, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y de su socio Gonzalo Pascual, precisaron las fuentes.

A la espera de acontecimientos y debido a que los posibles compradores, dos, han pedido más tiempo para negociar la venta, mantienen las del jueves y del viernes, concretaron las fuentes sindicales.

La dirección de Marsans pensaba, en un principio, que la venta del grupo se podía haber producido este pasado fin de semana, pero al final no ha sido posible y continúan las negociaciones.

Díaz Ferrán y Pascual confían en cerrar la operación esta semana, porque los dos candidatos son "serios" y "fuertes", según fuentes de la empresa.

Los dueños de Viajes Marsans, que llevan varios meses negociando con posibles compradores, han tasado la empresa en unos 350 millones de euros.

Viajes Marsans comenzó a tener problemas hace casi un año debido a las pérdidas con que lastró al grupo la aerolínea Air Comet, que tuvo que dejar de operar el 21 de diciembre de 2009 tras sumar una deuda de cerca de 160 millones de euros, y cuya venta, aunque se ha intentado, no se ha conseguido.

A este problema se ha sumado recientemente el de la retirada de la licencia de venta de billetes aéreos por parte de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), por impago de 20 millones de euros, tras solicitar un aval a Marsans para que pudiese seguir ofreciendo billetes a sus clientes.

Además, el pasado 26 de abril se conoció que el propietario del edificio donde tiene la sede Marsans, el fondo inmobiliario alemán Unión Investment, presentó una demanda contra el grupo turístico por la falta del pago de alquiler por un importe aproximado de 4 millones de euros.

Viajes Marsans tuvo el año pasado una ventas de 720 millones de euros, un 4% menos que en el ejercicio anterior, y un beneficio neto de 7,6 millones de euros.