El tipo de interés uniforme ronda el 5%

Ningún socio europeo perderá dinero con sus préstamos a Grecia, según la CE

El acuerdo alcanzado ayer sobre la ayuda financiera a Grecia incluye el compromiso de los gobiernos de la zona euro de que la operación no costará dinero a ninguno de ellos, según explicaron hoy expertos de la Comisión Europea.

El mecanismo lanzado por los ministros de la zona euro consiste en una serie de préstamos que desembolsarán por tramos los estados europeos junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), hasta un montante máximo de 110.000 millones de euros durante el período 2010-2012.

Cada estado obtendrá el dinero del mercado al tipo de interés que le exijan los inversores, y lo prestará a Grecia -a través de la Comisión Europea- a un tipo de interés uniforme para todos los préstamos europeos, que rondará el 5%.

La duda que se plantea es qué sucedería en el caso de que un estado tenga que pagar al mercado un interés superior a ese 5% que exigirá a Grecia por el dinero. Según las fuentes, si se diera ese supuesto, los demás estados prestamistas compensarán proporcionalmente la pérdida neta descontándola de sus propios beneficios en la operación.

Pero el supuesto con el que trabaja la CE es que los quince estados que participarán en el mecanismo obtendrán beneficios, aunque unos más que otros, en función del interés que a cada uno le exija el mercado. Socios como Alemania, cuya deuda goza de la máxima calificación -triple A-, serán los que más ganen.

El montante autorizado ayer representa el nivel máximo de financiación que la eurozona y el FMI ponen a disposición del Tesoro griego entre 2010 y 2012, pero no significa que se vaya a desembolsar todo.

Se basa en un análisis "cauto" de las necesidades y de la situación de la economía griega, y parte del supuesto de que Grecia no pueda acudir en absoluto a los mercados durante año y medio.

No obstante, no es previsible que eso ocurra, según los expertos, si las autoridades griegas aplican estrictamente el programa de ajuste y reformas acordado con la CE, el Banco Central Europeo (BCE) y el FMI.

Lo normal sería que Grecia pueda volver antes de ese plazo a obtener capitales del mercado, a un tipo de interés más bajo que el 5%, y que no sea necesario desembolsar la cantidad total.

Ayuda extraordinaria

La magnitud del paquete de 110.000 millones de euros es extraordinaria desde todos los puntos de vista. Rumanía, un país de la UE (pero no de la zona euro) con una economía de tamaño medio, que ha recurrido también a la ayuda de emergencia europea y del FMI, ha necesitado 20.000 millones de euros, cinco veces menos de lo previsto para Grecia.

Una parte del paquete aprobado por el Eurogrupo, 10.000 millones de euros, constituirá un fondo de estabilidad financiera para el caso de que los bancos griegos necesiten capital como consecuencia de la crisis y no puedan obtenerlo del mercado.

Los expertos explicaron que no se destinará a inyectar liquidez, sino capital, y que todos grupos y entidades bancarias "residentes" en Grecia, sean o no griegas, tendrán derecho al fondo en conformidad con la legislación del Mercado Interior.