Astronomía

Canarias se quedó sin el futuro telescopio gigante

Habría supuesto 15.750 empleos y generado 720 millones en retornos

Los responsables del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) han trabajado duramente, el Gobierno de Canarias pedía encarecidamente que se intensificaran los contactos diplomáticos... Pero, al final, el telescopio gigante europeo (European Extremely Large Telescope o E-ELT) se va para Cerro Armazones, en Chile, en vez de a La Palma. Así lo decidía esta semana el Observatorio Astronómico Austral para sumir en la preocupación a Canarias, que veía cómo se le escapaba una oportunidad única.

Un documento elaborado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) era muy claro en unas previsiones que estimaban el valor bruto de los retornos, bajo las hipótesis más conservadoras, en casi 720 millones de euros para Canarias y más de 1.100 millones para toda España. A lo largo de sus 30 años de vida útil, habría generado 15.750 empleos de un año o más de duración. El Gobierno canario pedirá por su parte al central que presione para conseguir al menos una subsede.

"Su impacto se habría dejado sentir también en la diversificación del modelo económico de Canarias por su efecto tractor y por la formación de profesionales canarios altamente cualificados. También se habrían potenciado sectores tradicionales con ofertas innovadoras de turismo científico y astronómico", afirma Juan Ruiz Alzola, director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información.

Las islas mantienen otros proyectos punteros, como la mayor instalación para observaciones solares

La repercusión sobre la industria científica española no será tan grave. Según Jesús Burgos, responsable de Proyectos Institucionales del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), ya hay varias empresas que están trabajando en los componentes del E-ELT. "Tenemos empresas punteras en la fabricación de elementos del telescopio que siguen adelante con sus contratos. Además, esperamos que otras se vayan sumando".

En este sentido, explica que incluso esperan que entre los contratos futuros, incluido el de obra civil, habrá posibilidades para las sociedades españolas, dada la experiencia adquirida tras la construcción del Gran Telescopio Canarias, el más grande del mundo en la actualidad.

Jesús Burgos afirma que el Instituto de Astrofísica de Canarias seguirá siendo puntero con o sin el E-ELT y apunta a otros proyectos futuros en los que ya están trabajando. Entre ellos, el European Solar Telescopy (EST), en el que están implicados 15 países europeos y que será referente en física solar: es decir, será lo mismo que el E-ELT para la observación nocturna. "Los lugares en estudio para albergar esta instalación son el Teide, en Tenerife, y La Palma, con lo que en esta ocasión tenemos seguro que vendrá a Canarias", añade.

Algo parecido ocurre con CTA, una red de telescopios de altas energías que aún está en diseño y para los que uno de los emplazamientos elegidos es Tenerife: "En la parte científica es sólo una batalla perdida, porque existen más proyectos que mantendrán a España como el país más desarrollado en astrofísica del hemisferio norte. Lo peor son los empleos perdidos", concluye Burgos.

Instalación récord

Los espejos reflectantes más grandes en los telescopios actuales tienen 10 metros, y el E-ELT contará con uno de 42. Se espera que cuando empiece a operar, hacia 2016, sea capaz de analizar las atmósferas de planetas extrasolares, en busca de mundos con condiciones para alojar vida.