Mercados

Las Bolsas se van de fin de semana con el miedo en el cuerpo

El Ibex pierde un 3,9% en la semana, finalmente sólo algo peor que el 3,47% del Euro Stoxx o el 3,4% del Cac

Al final la semana no le ha sentado tan mal al Ibex 35, al menos en comparación con sus pares europeos, y ha cerrado con un 3,90% de caída, frente al 3,47% del Euro Stoxx. La rebaja del rating de la deuda soberana periférica no ha sorprendido a los inversores, que se mantendrán alerta al menos hasta mediados de mayo, la fecha clave para saber si Grecia será capaz de hacer frente a sus pagos y conocer el plan de ayudas de la UE.

El día más negativo para la Bolsa española fue el martes, día en que S&P bajó el rating de los bonos de Grecia y Portugal. El mercado ya se esperaba que España fuera la siguiente en la lista, y sólo tuvo que llegar el miércoles para comprobarlo. La caída del martes fue del 4,19%, la mayor desde el 4 de febrero, mientras que la del miércoles fue del 2,99%, con la salvedad de que la mitad de esa caída se produjo en los cinco minutos de la subasta de cierre, justo después de producirse el anuncio de S&P.

El Ibex cerró el capítulo el miércoles y el jueves se centró en los resultados empresariales, especialmente los de Repsol y Santander, que mejoraron a las previsiones. La tónica general en España y en Europa era positiva, y las noticias de Bruselas animaban a los inversores. Grecia concretaba su plan de austeridad y la UE prometía que su plan de ayudas llegará pronto.

El selectivo español cierra abril con una caída del 3,487%

El viernes el Ibex llevó la contraria al resto de mercados europeos, que sufrieron pérdidas moderadas. El rebote de la Bolsa española quedó algo descolorido por la apertura bajista de Nueva York. Goldman Sachs se desplomaba tras la publicación de informes negativos por parte de S&P y Merrill Lynch Bank of America, tras la acusación de la SEC. S&P rebajaba su recomendación de mantener a vender, y su precio objetivo de 180 a 140 dólares, mientras Merrill Lynch rebajaba su consejo de comprar a neutral y el precio objetivo desde 220 dólares a 160 dólares. Goldman Sachs cerró con una caída del 10%.

El rebote del jueves y el viernes ha permitido al Ibex cerrar la semana sólo algo peor que el Euro Stoxx, aunque las diferencias con el resto de grandes índices fueron mayores. El Footsie 100 londinense perdió un 2,98%, el Cac 40 un 3,40%, y el Dax un 1,98%.

El selectivo español cierra el mes con una caída del 3,487%, frente al 3,899% del Euro Stoxx. La incertidumbre sobre el plan de rescate de la UE a Grecia explica que la Bolsa de Atenas haya cedido este mes al 9,55%, y a la portuguesa un 8,56%. El índice griego tuvo el jueves ocasión de desquitarse por un día, con una subida del 7,14%

El euro sufrió el martes, rozando casi los 1,31 dólares, aunque el resto de la semana ha logrado recuperarse y se acerca a los 1,33. Como en semanas anteriores la evolución de la renta variable ha estado ligada estrechamente a la renta fija. La prima de riesgo del bono español a 10 años se disparó el martes y el miércoles pero el jueves se recuperó ligeramente, y ha cerrado la semana en 101 puntos básicos. La deuda griega ha dado cambios más bruscos aún, y llegó al viernes en los 594 puntos.

Los analistas consideran que el mercado ya había descontado esta reducción en las semanas anteriores, por lo que no les ha sorprendido una recuperación tan rápida de la Bolsa. En todo caso advierten de que los problemas pueden seguir hasta que a mediados de mayo Grecia se vea obligada a hacer frente a sus compromisos de deuda. Para entonces esperan que el plan de ayuda esté concretado. Desde Renta 4 consideran que "para convencer a los inversores, todavía muy reacios a confiar en la resolución del drama griego, es necesario que el FMI y la UE presenten unas ayudas por un importe lo suficientemente elevado como para que se despejen las dudas sobre la capacidad de Grecia de pagar su deuda (y preferiblemente sin quitas)". En este caso sí que ven posible repuntes significativos en la renta variable europea, y en los sectores bancario y asegurador, los que más han sufrido por la desconfianza en el mercado financiero.

A Santander, por ejemplo, sus resultados trimestrales le sirvieron para subir un 3,97% el jueves, pero no para concluir la semana en positivo, y ha cerrado con un 4,1% menos. Sólo dos de los valores del Ibex 35 han conseguido subir: Iberdrola Renovables, un 1,82%, y Ebro Puleva, un 0,07%. En el lado negativo ha destacado Grifols, con un 8,87%, tras presentar resultados peores de lo esperado por el consenso, lo mismo que Arcelor Mittal. También BBVA ha notado la crisis de deuda, con un 7,12% de caída en la semana, pese a que sus resultados, presentados el viernes, también batieron las previsiones.

La semana vivió el debut de Amadeus en el mercado continuo, con un 8,2% de ganancia en su primer día de cotización. Se trata de la primera salida a este mercado en dos años. En abril la mejor compañía del continuo ha sido Nyesa, que consiguió un acuerdo de refinanciación, con un 71,7% de revalorización, seguido de Prisa, con un 18,98%. En el Ibex, con predominio de balances negativos, Bolsas y Mercados encabeza las subidas con un 4,89%, gracias al crecimiento de su beneficio trimestral y al próximo pago de un dividendo, seguido de Acerinox y Ebro Puleva. Abengoa ha caído más que nadie, un 13,84%, perjudicado por los cambios que se preparan en la regulación energética.

Los resultados de las empresas europeas han sido también razón para el optimismo, y en EE UU, con el 65% de las compañías del S&P 500 con resultados ya publicados, el 80% ha batido las expectativas. Wall Street sufrió menos que Europa esta semana pero tras las caídas el viernes de más del 1,4% los números rojos dominaron. El Dow Jones perdió el 1,76%, el S&P, 2,5%, y el Nasdaq, un 2,72%.

Los datos macroeconómicos de EE UU apuntan a la recuperación, como la mejora de la actividad industrial, el repunte del negocio inmobiliario o el alza del PIB en el primer trimestre. La Fed puso su parte manteniendo los tipos de interés. Animado por las perspectivas económicas, el petróleo Brent ha subido a lo largo del mes hasta acercase a 90 dólares por barril, con lo que se sitúa en niveles que no alcanzaba desde octubre de 2008.

De cara a la próxima semana los inversores estarán atentos a las noticias sobre Grecia, y a nivel macroeconómico, Renta 4 destaca los datos de manufacturero y empleo en Estados Unidos, "que deberían mantener su tono positivo de mejora". En la Eurozona, lo más significativo será la reunión del BCE el jueves, "con previsto mantenimiento de tipos y también de discurso". Las presentaciones de resultados frenarán su ritmo. En España será el turno de Banesto (lunes), Renta 4 (martes), Telecinco (jueves), y FCC y Europac (viernes). En Estados Unidos, de Merck, Pfizer, Time Warner, Berkshire Hathaway y AIG, y en Europa, de Adidas, UBS, BMW, Axa, BNP, Alcatel-Lucent, Telecom Italia y Munich Re.

Nuevos reembolsos en los fondos

La renovada guerra del pasivo que libran las entidades financieras está pasando factura al sector de fondos de inversión. Las categorías más conservadoras de fondos asisten a fuertes reembolsos en un flujo continuo desde principios de año desde las instituciones de inversión colectiva hacia los depósitos con elevada remuneración.

Según los datos preliminares de Inverco, la asociación de instituciones de inversión colectiva, en abril los partícipes reembolsaron 1.259 millones de euros, cifra inferior a la del mes de marzo (1.776,5 millones) o la del mes de febrero (1.809 millones), pero que muestra una clara tendencia por parte de los ahorradores.

En conjunto, en lo que va de año los reembolsos ascienden a 5.329,3 millones, lo que equivale al 3,2% del patrimonio gestionado a finales del 2009, 163.243 millones de euros.

El volumen gestionado por los fondos de inversión españoles ha descendido un 2,64% en lo que va de año, hasta 158.933 millones de euros, lo que significa que parte del descenso patrimonial provocado por la salida de dinero de la industria ha sido paliado por la evolución de los activos en cartera, principalmente de los más conservadores, habida cuenta del acusado descenso de las Bolsas europeas desde comienzos de año.

El patrimonio bajo gestión de los fondos españoles ha descendido un 37% con respecto a los máximos alcanzados en 2006, sobre los 254.000 millones de euros.

Volumen al alza

Los datos preliminares de BME apuntan que en abril se negociaron 99.634 millones de euros en Bolsa, lo que supone un alza de más del 33% respecto al mismo mes de 2009. El aumento respecto al pasado marzo se sitúa en un brusco 52%.

El viernes se negociaron 5.874,7 millones de euros en el parqué español. La cifra representa cerca de un 18% de incremento respecto a la media de abril, que se queda en unos 5.000 millones de euros.

El aumento del volumen se ha producido con caídas en el Ibex. Este hecho aporta fiabilidad al movimiento, según los analistas técnicos.