Delicada situación financiera

Marsans ultima su venta ante el bloqueo de sus oficinas

Un grupo hotelero español y una naviera extranjera se han interesado en comprar la compañía turística

La retirada por parte de la asociación de aerolíneas IATA de la licencia para vender billetes de avión y las recomendaciones de alguna asociación de consumidores de no contratar con Viajes Marsans por su delicada situación financiera están dificultando la operativa de la red de agencias de viajes. Desde la compañía se confirma que estos dos factores han puesto a Viajes Marsans en una situación extrema.

Varias fuentes consultadas apuntan a este fin de semana como fecha límite para cerrar la venta de la compañía, por la que existen "dos ofertas serias". En el mercado hay cierto consenso en que los interesados podrían ser un grupo turístico español, centrado en hoteles vacacionales, y una naviera extranjera.

El viernes, día de cobro de las nóminas, percibió su salario el 68% de los 3.900 trabajadores de Marsans, según fuentes sindicales. Se confía en que el resto reciba su paga el próximo lunes. En cualquier caso, entre los trabajadores de Marsans reinaba el viernes la preocupación ante las situaciones que se están viviendo en las oficinas. Y es que los clientes están realizando cancelaciones y solicitudes de devolución de los importes pagados.

Entre los bancos acreedores de Marsans -se le calcula una deuda de unos 300 millones- se vería con muy buenos ojos la aparición de un comprador que se hiciera cargo de la losa financiera aunque sólo tuviera que pagar "un euro" por la compañía. Pero, aún así, dudan de que haya compradores para una compañía que ha tocado la ventanilla de los bancos en los últimos días en busca de ayuda.

Por otro lado, las cerca de 200 agencias independientes asociadas a Marsans lamentaron el viernes que su imagen "se vea perjudicada" y que se acumulen las cancelaciones. Estas agencias, según EP, pueden seguir vendiendo billetes porque tienen licencia propia de IATA.