Los bancos franceses, los más perjudicados

Berlín quiere que los acreedores de Grecia asuman parte del rescate

La Comisión Europea reconoció ayer que hasta "primeros de mayo" no estará listo el rescate de Grecia, a pesar de las prisas de Atenas. Las negociaciones continúan y Berlín reclama ahora que los acreedores también asuman parte de la multimillonaria factura.

Grecia deberá esperar al menos hasta "primeros de mayo", según señaló ayer una portavoz de la Comisión Europea, para poder recibir los préstamos de hasta 30.000 millones de euros prometidos por el resto de socios de la zona euro.

Hasta entonces, continuarán las negociaciones entre la Comisión, el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y el gobierno de Yorgos Papandreu, para pactar un plan de ajuste fiscal de varios años, con un recorte del déficit de cuatro puntos en 2010 como pistoletazo de salida.

El plazo, sin embargo, aún podría prolongarse más porque la canciller alemana, Angela Merkel, que afronta una decisivas elecciones regionales el 9 de mayo, sigue resistiéndose a dar la luz verde definitiva a un plan de rescate tremendamente impopular entre su opinión pública.

Ayer mismo, el portavoz económico del partido de Merkel, la CDU, añadió una nueva condición al rescate al plantear la necesidad de que los acreedores de Grecia asuman parte del coste de la operación. El portavoz, según declaraciones recogidas por la agencia Reuters, pidió que los bancos que se han beneficiado de la deuda griega acepten un descuento en el valor de sus títulos, lo que equivale a una renegociación.

Los más afectados por ese posible recorte serían los bancos franceses que, según los datos del Banco Internacional de Pagos, acumulaban a finales de 2009 el equivalente a 55.000 millones de euros en deuda griega. En segundo lugar, figuran las entidades suizas, con 47.000 millones. Y a continuación, los alemanes, con 31.000.

El ministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstantinou, negó el domingo en Washington que el FMI le esté exigiendo una reestructuración. En cambio, Papaconstantinou reiteró ayer el grito de socorro del pasado viernes y recordó a sus socios de la zona euro que Grecia ya "no puede" refinanciar en los mercados los 9.000 millones de euros que le vencen el 19 de mayo. Papaconstantinou urgió a que antes de esa fecha "se desbloquee el dinero del Fondo Monetario Internacional y de nuestros socios europeos", dos canales de los que Atenas espera recibir préstamos por un valor de hasta 45.000 millones de euros. El plazo parece asumible, a juzgar por la previsión del comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn. Rehn calcula, según explicó ayer al resto de comisarios europeos, que las negociaciones ente la Comisión, el BCE, el FMI y el gobierno griego podrían concluir "a primeros de mayo".

El Eurogrupo cerrará el plan en torno al 9 de mayo

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, prepara la convocatoria de una reunión de los líderes de la zona euro (Eurogrupo) para cerrar el rescate de Grecia. Fuentes de la presidencia española de la UE indicaron que la reunión, que deberá aprobar el rescate por unanimidad, podría celebrarse el 10 de mayo. Otras fuentes, sin embargo, sitúan la cita entre el día 7 y el 11. La fecha definitiva depende también de las negociaciones del FMI con el gobierno griego, porque las ayudas de Washington y las de la zona euro deben activarse al mismo tiempo.

El plan aportaría a Grecia 45.000 millones de euros durante 2010. Pero cada vez hay más dudas sobre si bastará para zanjar la tensión de los mercados. El gobernador el Banco de Grecia, George Provopulos, recomendó ayer a su gobierno que amplíe hasta cinco puntos el recorte del déficit de este año para calmar a los mercados, ya que está previsto que la deuda llegue al 130% del PIB en 2014.