ANÁLISIS

Los tipos de interés, estables en la eurozona

Los datos que seguimos conociendo a diario nos indican que en 2010 la economía mundial volverá a la senda del crecimiento, después del retroceso experimentado en 2009. Las estimaciones que manejamos en la actualidad sitúan ya el crecimiento en EE UU en el 3,0% para este año (desde el -2.,4% de contracción de 2009), mientras que en los emergentes las tasas para el ejercicio se disparan hasta el 9,6% en China o el 5,2% en Brasil.

En Europa, el ritmo esperado será menor. Las estimaciones sitúan el crecimiento para el año en el 1,1%, destacando la mayor vigorosidad en Alemania y en Francia. Uno de los riesgos que permanece es que el consumo privado continúe deprimido una vez finalicen los estímulos económicos aplicados. Por otro lado, no se esperan presiones inflacionistas en los próximos meses y las estimaciones actuales sitúan el IPC en la Eurozona en el 0,9%, muy por debajo de los niveles objetivos del Banco Central Europeo.

La máxima autoridad monetaria mantuvo de nuevo en abril el tipo oficial en el 1%, explicando que es el tipo de interés adecuado para la coyuntura actual de la Eurozona. En dicha reunión, anunció además que el rating mínimo exigido a los activos para ser aceptados como subyacente en las operaciones de financiación seguirá siendo BBB- después de diciembre de 2010, excepto para los ABS. La ausencia de presiones inflacionistas, un entorno de crecimiento económico moderado y no homogéneo y un tono algo más restrictivo de la política fiscal de los países periféricos de la Eurozona, nos hace pensar que el BCE mantendrá los tipos inalterados en el 1% a lo largo del presente ejercicio. Antes de que el año finalice, es de esperar que el BCE haya retirado las medidas no convencionales de política monetaria, lo que hará que el Euríbor vaya acercándose al tipo oficial.

Jaime Hoyos. Director de Negocio Institucional Bansabadell Inversión