Desinversión en España

Pernod Ricard segrega dos filiales y acelera la venta por partes de Domecq

Pernod Ricard acelera el proceso de desinversión de su negocio bodeguero en España. El grupo francés, para facilitar esta estrategia, ha segregado Marqués de Arienzo, una compañía ubicada en Laguardia (La Rioja) y elaboradora de vinos con denominación de origen, y Vinival, en Chiva (Valencia), dedicada al negocio de vinos a granel.

La operación de segregación, según fuentes del sector, obedece a que el grupo francés está necesitado de liquidez para reducir su endeudamiento y no ha conseguido vender en bloque las 12 bodegas. La mayoría de estas sociedades, con presencia en Ribera del Duero, Albariño, Jumilla y Rioja, entre otras denominaciones de origen, fueron adquiridas en 2001 por Allied Domecq a Bodegas y Bebidas, entonces en la órbita de BBVA.

El proceso de venta de Marqués de Arienzo es el que se encuentra más avanzado. Los activos y pasivos de esta marca y los de Viña Eguia, así como sus submarcas, salen ahora del perímetro de la filial española de Pernod Ricard para facilitar su traspaso. El cuaderno de venta de Marqués de Arienzo lleva en el mercado más de un año y ha sido puesto sobre la mesa de posibles inversores, entre ellos varias bodegas de La Rioja.

PERNOD RICARD 190,70 0,37%

Pernod Ricard también ha segregado los activos y pasivos de su bodega de Chiva. Esta sociedad, que pasa a ser propiedad de Bodegas Vinival, se dedica al comercio de vinos a granel, la gran mayoría destinado a la exportación.

El grupo francés, inmerso en un proceso de desinversión, pretendía ingresar unos 300 millones de euros con la venta de sus 12 bodegas ubicadas en España.

Un negocio bodeguero no prioritario

No molesta, pero no es estratégico. La multinacional francesa de las bebidas espirituosas Pernod Ricard, no tiene el negocio bodeguero español entre sus prioridades. Más aún cuando necesita hacer caja tras la compra de la sueca Absolut y la crisis pasa factura a sus resultados. En la primera mitad de su ejercicio fiscal (concluida el 31 de diciembre) sus ingresos se han reducido un 3%, hasta 3.789 millones de euros. Pernod Ricard apunta la contracción del consumo en España, aunque no cuantifica el impacto. A esa fecha, la deuda del grupo alcanzaba los 10.323 millones.