Evolución de las finanzas públicas en Europa

Los compradores extranjeros de deuda española viran hacia el corto plazo

Los fondos de inversión reducen su exposición

Los inversores no residentes y las entidades financieras son los actores que más incrementaron la compra de deuda estatal en 2009. El 48,7% de las letras del Tesoro fueron adquiridas por extranjeros, cuando un año antes representaban sólo el 20,7%, según la memoria que ayer presentó el Banco de España. "Más del 90% del aumento en el saldo de la deuda a corto plazo se explica por los inversores no residentes".

En cambio, su exposición a los bonos y obligaciones se redujo del 47,8% en 2008 al 46,1% un año más tarde. Lo que indica un incremento de las dudas acerca de la finanzas públicas por parte de los inversores. Por su parte, los bancos adquirieron el 17,1% de las letras, tres puntos más que en 2008. En el lado opuesto, se situaron "otras instituciones no financieras" como los fondos de inversión, que pasaron de comprar el 36% de las emisiones de letras en 2008 al 18,7% en 2009. El jefe de Instrumentación de Política Monetaria del Banco de España, Javier Maycas, argumentó que los fondos han adquirido menos deuda porque, a su vez, gestionan menos capital debido al aumento del ahorro a través de depósitos. La emisión neta de deuda se disparó un 125,9% hasta los 116.880 millones, por encima de las previsiones. La medidas anticrisis explican la desviación. El mayor incremento se dio en letras del tesoro, donde las emisiones brutas ascendieron hasta los 109.890 millones, más del doble que en 2008. En cualquier caso, la demanda, tanto en 2009 como en los primeros meses de 2010, dobló a la oferta.

Aparte del Estado central, las comunidades autónomas, los ayuntamientos y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) elevaron las emisiones de deuda un 37,9% más que en 2008.