Esperan aumentar la influencia diplomática

Ministros de la UE pactan los detalles del futuro servicio diplomático europeo

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) cerraron hoy un acuerdo político para la creación y puesta en marcha del futuro Servicio de Acción Exterior (SEAE), con el que los veintisiete países miembros esperan multiplicar la influencia de su diplomacia en el mundo.

Tras horas de negociaciones, los ministros aceptaron un documento basado en la propuesta presentada por la Alta Representante para la Política Exterior, Catherine Ashton, que estará al frente del novedoso cuerpo diplomático previsto en el Tratado de Lisboa.

Pese a que quedan algunos flecos pendientes sobre los que los países regresarán en el futuro, tanto Ashton como la Presidencia española de turno de la UE consideran que el proyecto cuenta ya con el respaldo explícito de los Estados miembros.

La decisión final, en cualquier caso, queda pendiente de las negociaciones con el Parlamento Europeo (PE), muy crítico hasta ahora con los postulados de los gobiernos y que ha amenazado con hacer uso de sus competencias en materia presupuestaria y de personal para bloquear la puesta en marcha del servicio, si no cumple con algunas de sus exigencias.

El titular español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aseguró en rueda de prensa que "el documento aprobado recoge muchas de las preocupaciones del Parlamento" y opinó que los eurodiputados tampoco pueden exigir el cumplimiento de absolutamente todas sus preferencias.

"Todos tenemos que hacer un esfuerzo", subrayó Moratinos, que mañana iniciará personalmente los contactos con la Eurocámara.

La intención de los Estados miembros es avanzar rápidamente en la negociación con el PE con la meta de que el SEAE pueda ser aprobado de forma definitiva en el mes de junio, según fuentes comunitarias.

Sin embargo, otros como el ministro de Exteriores italiano, Franco Frattini, hablaron de una decisión algo más tardía, quizás en julio.

En cualquier caso, el SEAE no comenzaría a operar con cierta normalidad al menos hasta el otoño, según reconocen los servicios de Ashton, quien cree que hará falta un año desde entonces para que el servicio se mueva "a velocidad de crucero".

Finalmente, los gobiernos europeos han limado sus diferencias en distintos asuntos para alcanzar un compromiso con el que avanzar conforme a los plazos previstos.

Así, han acordado que el equilibrio geográfico y el de género serán tenidos en cuenta en los nombramientos de los jefes de la delegaciones de la UE y que la Comisión Europea (CE) participará en el proceso de selección de éstos, aunque Ashton será quien tome las decisiones finales.

Al mismo tiempo, la Alta Representante se ha comprometido a que a medio plazo un tercio del personal del SEAE sean diplomáticos de los Estados miembros, mientras que los funcionarios de la CE y del Consejo de la UE completarán el resto del cuerpo, que, según fuentes comunitarias, podría emplear a unas 7.000 personas.

Los ministros han logrado, además, un compromiso sobre la posibilidad de que las delegaciones comunitarias ofrezcan servicios consulares, con una fórmula intermedia entre los países que reclamaban esa posibilidad y los que se oponían.

Finalmente, el SEAE podrá ofrecer ese tipo de asistencia a los ciudadanos europeos siempre que el país lo solicite y que no suponga una carga para el presupuesto comunitario.

Además, los Veintisiete han aceptado la propuesta de que por debajo de Ashton figure en el escalafón del servicio un secretario general ejecutivo y dos adjuntos, aunque el organigrama preciso es uno de los asuntos pendientes que la Alta Representante tratará de resolver en las próximas semanas.

"Hoy es un día muy importante para la nueva Unión Europea que todos deseamos", aseguró Moratinos, secundando las palabras de Ashton, que subrayó que el continente necesita el SEAE para dar una respuesta europea a los desafíos globales.