Así lo advirtió hoy Miguel Ángel Fraile

El sector de comercio amenaza con rebelión si se reforma el código penal

El sector de comercio y toda la industria se rebelará contra la reforma del código penal si el Congreso de los Diputados la aprueba tal y como tiene previsto hacerlo esta semana en la sesión plenaria, advirtió hoy el secretario general de la Confederación Española de Comercio, Miguel Ángel Fraile.

El sector ha amenazado con ponerse en pie de guerra, ya que, en su opinión, la reforma, cuyo objetivo es permitir que los "manteros" que se dedican a la venta ilegal de CD no vayan a la cárcel si el beneficio obtenido no supera 400 euros, despenaliza, al mismo tiempo, la venta ambulante y en mercadillos de productos falsificados.

Fraile declaró hoy que el sector no puede consentir dicha reforma del código penal, porque favorecerá a las mafias internacionales y nacionales que se dedican a vender todo tipo de artículos falsos de marca.

A su juicio, en lugar de erradicar a las mafias, se está dando "cobertura legal" a falsificadores y organizaciones delictivas, lo que considera "muy grave".

Según Fraile, la reforma supondrá un auténtico "drama" para el sector, que perderá cientos de millones de euros y, además, se pondrán en peligro muchos puestos de trabajo al tiempo que los daños al sector de comercio y la industria serán irreparables, agregó.

El pasado 21 de abril, la Comisión de Justicia del congreso aprobó el dictamen de la reforma del Código Penal y este jueves ésta se debatirá en el pleno del congreso y en caso de que se aprobara, "España será el único país del Occidente que legaliza la venta de artículos falsificados", lamentó.

La iniciativa de incluir en la reforma del Código Penal una modificación para "evitar la criminalización y el ingreso en prisión" de los vendedores del "top-manta", en su mayoría inmigrantes sin recursos, ha surgido a iniciativa de ERC-IU-ICV.

Para el grupo proponente, la cárcel es una medida "desproporcionada" y que "criminaliza la pobreza", en una reacción "tremendamente injusta".

"No tiene lógica que el ofrecimiento en venta de unos DVD tenga una pena que puede ser incluso superior a la de un robo con violencia o intimidación", señalaba la iniciativa, pero, para el sector, el peligro está en que de esta forma se despenaliza la venta ilegal en general.