Conferencia sobre política industrial

Almunia reconoce que la respuesta europea a la crisis a veces ha sido lenta

El comisario europeo de Competencia y antiguo titular de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, reconoció hoy que la respuesta europea a la crisis ha sido en ocasiones "demasiado lenta".

"Algunas de las decisiones de respuesta a la crisis están siendo discutidas de manera dolorosamente lenta", dijo hoy Almunia, quien puso el ejemplo del nuevo modelo de supervisión financiera, que comenzó a prepararse a partir de las recomendaciones realizadas en febrero de 2009 por el antiguo director gerente del Fondo Monetario Internacional Jacques de Larosière y aún no ha sido aprobado.

Explicó que, aunque existe consenso sobre el origen de la crisis, "todavía falta efectividad y rapidez para tomar las decisiones que emerjan de este consenso".

Almunia hizo estas declaraciones en el discurso que ofreció en la segunda conferencia de alto nivel sobre política industrial en la Unión Europea (UE), en el que también mencionó la ayuda a Grecia como ejemplo de la falta de celeridad en la toma de decisiones.

En su intervención, el comisario defendió la política de competencia como instrumento para salir de la crisis, en contra de algunas voces que piden la flexibilización de la misma, y opinó que el momento de retirar los estímulos a la economía real llegará cuando las empresas puedan acceder a la financiación de manera regular.

"Tan pronto como las condiciones de crédito vuelvan a ser normales, el marco temporal para las ayudas podrá expirar", indicó.

Por otro lado, todos los asistentes a la apertura de la conferencia, entre los que se encontraban el comisario de Industria, Antonio Tajani, y el economista jefe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Jörgen Elmeskov, señalaron que el retorno a unas finanzas públicas saneadas será clave en la fortaleza de la recuperación económica.

El presidente del Partido Socialista Europeo y ex primer ministro socialista danés, Poul Nyrup Rasmussen, fue más concreto y apeló a la solidaridad de Alemania y Francia para que impulsen la aprobación del instrumento de ayuda financiera a Grecia "esta semana".

A su juicio, los griegos "no merecen ser tratados de esta manera", pagando unas tasas "similares a las de Irak" por la financiación de su deuda.

"Es el momento de que los gobiernos entiendan su responsabilidad de tomar decisiones. Los encargados de liderar este proceso son Alemania y Francia", destacó.

La segunda conferencia de alto nivel sobre política industrial, que se celebra hoy en Bruselas y será clausurada esta tarde por el ministro español del ramo, Miguel Sebastián, pretende extraer conclusiones que contribuyan a la política industrial europea para la próxima década.