Tras su reestructuración

S&P sitúa a Fiat a largo plazo bajo observación con implicaciones negativas

La agencia de medición de riesgo Standard & Poor's (S&P) colocó hoy la calificación corporativa a largo plazo de "BB+" del grupo automovilístico italiano Fiat bajo observación con implicaciones negativas, después de que la compañía anunciara el pasado miércoles una reestructuración.

S&P ratificó, sin embargo, la calificación corporativa a corto plazo de "B" del grupo italiano, que ha decidido crear la división Fiat Industrial, integrada por las actividades de Iveco (vehículos industriales), Case New Holland (CNH, de equipamiento agrícola), y PowerTrain (componentes para la industria del automóvil).

Precisamente sobre CNH, según informa una nota de la agencia de calificación, S&P coloca su valoración de "BB+" a largo plazo bajo observación con implicaciones de desarrollo.

Esta decisión de S&P sobre el grupo italiano se produce porque "la calidad crediticia de Fiat podría debilitarse debido a los mayores riesgos de negocio como consecuencia de la escisión propuesta", comenta la analista de Standard & Poor's Bárbara Castellano en el comunicado.

S&P reconoce que no tiene información precisa sobre la estructura del capital del grupo italiano tras los cambios -espera a resolver esa observación cuando tenga más datos-, pero considera que "es improbable que el perfil financiero de Fiat sea significativamente más fuerte de lo que lo es ahora".

La puesta en observación a largo plazo de Fiat por parte de S&P llega un día después de que otra agencia, Fitch, confirmara en "BB+" y en "B" sus valoraciones a largo y corto plazo, respectivamente del gigante automovilístico italiano.