Patronal de las cajas de ahorros

El vicepresidente de la CECA: Las cajas "no quieren ser bancos", pero sí captar recursos propios

El presidente de Ibercaja y vicepresidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Amado Franco, afirmó hoy que estas entidades "no quieren ser bancos", pero sí contar con las mismas posibilidades que ellos a la hora de captar recursos propios.

"Aspiramos a tener las mismas reglas del juego que puedan tener otras entidades financieras competidoras, que manteniendo nuestra naturaleza jurídica podamos tener acceso a aumentar nuestros recursos propios, por ejemplo", dijo Franco.

"Queremos seguir siendo fundaciones (...), no somos bancos ni queremos ser bancos", recalcó el presidente de Ibercaja, que ayer fue nombrado vicepresidente primero de la patronal de las cajas, que también eligió presidente a Isidro Fainé, presidente de La Caixa.

Al término de la primera comparecencia de Fainé como presidente de la patronal, Franco indicó que la institución abordará los futuros cambios regulatorios y de la Ley de ârganos Rectores de las Cajas de Ahorros (Lorca) siguiendo las directrices del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Reducir el peso político en las cajas

Respecto a si esto supone una reducción del peso de los cargos políticos en los órganos rectores de las cajas, Franco consideró que "lo importante, más que el número y más que el porcentaje, es que cuando un señor se siente en un consejo de una caja, se ponga la gorra de la caja, y defienda los intereses de ésta más que los intereses de un ayuntamiento, una corporación o un partido".

"¿Que por dónde van los tiros?", se preguntó en alto Franco. "Las recomendaciones del FMI es que se rebaje algo el peso político", se respondió el presidente de Ibercaja.

Sobre cómo ha asumido desde el punto de vista personal el proceso de relevo de Juan Ramón Quintás como presidente de la CECA, cargo al que Franco presentó la primera candidatura oficial, el responsable de Ibercaja sostuvo que el acuerdo para nombrar finalmente a Fainé fue "fácil". "Hoy es un buen día para las cajas", sentenció.

Relación con el Gobierno

Franco no entró a valorar si el nuevo presidente de la patronal recibió el apoyo del Gobierno en el proceso, e insistió en que el modelo de relación entre el sector público y las cajas de ahorros está claro, como en Aragón.

La relación de las entidades aragonesas con los gobiernos, sean del color que sean, es "excelente", pero bajo el principio de "respeto mutuo e independencia". "Tenemos muchos intereses comunes. El respeto mutuo es que no voy a opinar sobre presuntas acciones políticas", dijo Franco.

El presidente de Ibercaja tampoco quiso aventurar cuántas cajas de ahorros quedarán tras la reestructuración del sistema financiero. "No hay que poner ningún tope, nadie lo sabe", indicó, tras recordar que cuando él empezó a trabajar en el sector financiero había 86 cajas.