Quiere evitar los créditos bancarios

Villar Mir convierte a OHL en un "emisor recurrente de bonos"

Tras captar la semana pasada 700 millones en bonos, OHL seguirá utilizando esta vía de financiación para evitar los créditos bancarios a corto plazo. El presidente Villar Mir prevé la emisión de 500 a 700 millones cada dos años.

La gestión de la deuda en busca de agradar a las agencias de calificación se ha convertido en tarea obligada para el equipo directivo de OHL. Su propietario, Juan Miguel Villar Mir, anunció ayer en un acto con analistas que ha entablado contacto con Moody's y Fitch para recuperar el grado de inversión. "Hemos rebajado la deuda neta con recurso de OHL hasta dos veces nuestro Ebitda con recurso. Esperamos noticias de las agencias de calificación", afirmó el presidente del grupo de construcción y concesiones, que fue degradado en mayo de 2009 tras ocho años de investment grade, la máxima calificación otorgada.

OHL consiguió colocar la semana pasada 700 millones en bonos, la mayor parte del paquete repartido en Reino Unido, y seguirá apostando por el mercado de deuda. "Seremos un emisor recurrente de bonos", adelantó Villar Mir, quien ha cerrado la segunda operación de estas características para su empresa con una demanda de 1.700 millones.

Entre las estimaciones de la compañía figura obtener de 500 a 700 millones cada dos años a través de la emisión de bonos: "Dejamos la financiación bancaria para las concesiones", según el ejecutivo.

OHL 0,80 3,25%

La protagonista de la presentación de ayer era el área de concesiones, a la que OHL debe 456 millones de Ebitda (el 61% del total) y dedica el 80% de sus inversiones. En el acto ante los analistas que siguen a la compañía quedó patente un importante crecimiento en la valoración de la división. OHL Concesiones pasa de una tasación interna de 2.640 millones -en abril de 2009- a los actuales 3.243 millones, lo que implica un incremento del 22,6%. Además, la nueva cifra multiplica por 2,6 los fondos propios invertidos por la división (1.248 millones de euros) en sus siete años de vida.

Mensaje al mercado

"A ver cómo se explica que el grupo OHL vale en Bolsa 1.400 millones y sólo sus concesiones están tasadas en más de 3.000 millones", dijo Villar Mir. A renglón seguido aseguró que no trataba de animar a los analistas a mejorar sus percepciones sobre el valor objetivo de la acción. El medio centenar de expertos en Bolsa que tenía enfrente respondió con sonrisas.

Más allá de este llamamiento reveló que el grupo OHL pretende mantener en 2010 el ritmo inversor de otros ejercicios, fijado en 1.000 millones. De esa cantidad, el 80% debería ir a financiar concesiones.

Brasil, México, Chile, Perú y España son los destinos estratégicos, mientras se sondean oportunidades en EE UU, Canadá, Centro Europa, India y China.

Villar Mir y su equipo exigen a los proyectos concesionales un 15% de rentabilidad (7% en el caso de España), busca la mayoría en el capital y defiende un esquema de financiación en el que la banca aporta el 70% de los fondos frente a un 30% de recursos propios.

Financiación

Procesos abiertos

Concesiones federales de Brasil: OHL negocia crédito a largo plazo con BNDES. Pide de 1.133 a 1.552 millones de euros (del 50% al 70% de las inversiones previstas).

Estado de São Paulo: prevé emitir bonos por unos 1.375 millones de reales (576 millones de euros). Con ello cancelará deuda por 700 millones de reales y obtiene fondos adicionales. l Autopista Los Poetas-Luis Cabrera (México): Prevé captar hasta 4.200 millones de pesos (254 millones de euros). Banobras y Fonadin están dispuestos a participar.

Las ovejas negras están en Madrid

El grupo OHL ha tenido que provisionar 18 millones de euros en 2009 por los problemas que atraviesa una de sus concesiones, la autopista eje aeropuerto o M-12, que da acceso a Barajas (Madrid).

Juan Miguel Villar Mir la calificó ayer como la "oveja negra" de su cesta de activos concesionales y avanzó que Fomento trabaja en una solución para que la compañía recupere una inversión de 426 millones de euros (179,5 millones aportados con fondos propios). "La salida más probable a la situación de la M-12 será la remuneración por actividad para que recuperemos el equity invertido", adelantó el presidente de OHL.

La M-12, de 9 kilómetros, está 100% en manos de OHL (les restan 18 años de operación). Soporta un préstamo de 239 millones (80% a un tipo fijo del 6,36% y 20% a variable de Euríbor más 1,5%) y ha presentado resultados negativos en 2009 tras un descenso del 14% en el tráfico (hasta 9.120 vehículos diarios). La facturación ha caído un 9%, hasta los 5 millones; el Ebitda es de 700.000 euros y el beneficio neto arroja 12,6 millones en rojo. El Ebitda negativo en 17 millones de 2008 se logró compensar en 2009 con una subida tarifaria del 6,3%.

El otro problema que trata de resolver OHL Concesiones en España tiene que ver con el tramo ferroviario entre las localidades de Móstoles y Navalcarnero. La compañía se ocupa de su construcción y operación con el inconveniente de que el recorrido no enlazaba con Madrid. Fruto de las gestiones de la Comunidad, ese enlace hacia Atocha tiene vía libre, pero OHL no podrá explotar la concesión. "La única que puede hacerlo es Renfe, por lo que se nos demanda ahora más inversión en construcción y no podremos gestionar la línea", se quejó Villar Mir. Este proyecto, aún en construcción, requiere una inversión de 424 millones, de los que OHL aporta 116 millones. La empresa negocia ahora su retorno a la Comunidad de Madrid.