Comunicado del regulador

La CNMV advierte otra vez sobre la emisión de Nueva Rumasa

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) advirtió ayer a los potenciales suscritores de pagarés del grupo de alimentación Nueva Rumasa, que estos sólo deben suscribirse mediante intermediarios financieros acreditados. Un requisito que actualmente no se cumple.

El regulador bursátil recuerda que el pasado abril entró en vigor el Real Decreto 6/2010 en el que se exige que las colocaciones de emisiones consideradas "no públicas" -es decir, las destinadas al público general y no a inversores cualificados- y en las que se emplee cualquier forma de comunicación publicitaria deben contar con la "intervención de una entidad autorizada para prestar servicios de inversión a efecto de la comercialización de los valores emitidos", según apuntaba ayer el regulador en un comunicado.

Por ello, la CNMV advierte de que la emisión de Nueva Rumasa, en la promete una rentabilidad anual del 10% con avales de sus propias filiales, requiere la intervención de un intermediario financiero. Estos tienen que estar "debidamente acreditados" y deben informar a los potenciales inversores " de las características y riesgos de los valores".

El intermediario financiero que intervenga en la suscripción de los valores, recuerda la CNMV, "será responsable de que la información facilitada a sus clientes, o potenciales clientes, sea imparcial, clara y no engañosa". En ese mismo sentido, apunta que el intermediario "deberá proporcionar una explicación de las características y riesgos inherentes del valor comercializado, así como de la situación jurídica y económico-financiera del emisor, de una manera suficientemente detallada para permitir que el inversor pueda tomar una decisión de inversión fundada".