No remonta el vuelo en España

Los ingresos de Burberry en España se desploman un 21%

El fabricante de moda británico Burberry no consigue remontar el vuelo en España. La compañía reconoce en su última presentación de resultados que la reestructuración de su negocio en este mercado ha conllevado un coste de entre 50 y 70 millones de euros. Entre otras medidas, la multinacional ha cerrado su planta en Barcelona, donde tenía una plantilla cercana a los 300 trabajadores.

El popular fabricante de gabardinas de cuadros apunta que en España sus ingresos durante el segundo semestre de su ejercicio fiscal (concluido el pasado 31 de marzo) se han saldado con una caída del 21%. En concreto, su facturación en España se redujo hasta los 58 millones de libras (66,3 millones de euros). Además, sus perspectivas no son halagüeñas, ya que asume que el ejercicio en curso (2010-2011) será aún más negativo.

El impacto de la crisis en España contrasta con la evolución global del grupo británico, que ha elevado sus ventas un 7%, hasta situarlas en 707 millones de libras (alrededor de 808,2 millones de euros). La multinacional, una de las pocas firmas de lujo que permanecen al margen de los grandes conglomerados empresariales del sector, asegura que en los últimos meses trata de ofrecer líneas más comerciales, por ejemplo gabardinas a precios más reducidos o nuevas líneas de complementos más económicas. Además, apunta que ha tratado de incrementar su superficie de ventas en grandes superficies, además de potenciar su distribución en establecimientos outlet.

Burberry destaca la evolución en el resto de Europa y Asia. En la primera, sus ingresos crecieron un 5%, hasta 213 millones de libras.