Prevé un crecimiento económico del 1,4% este año

El gobierno alemán cree que el país se encuentra de regreso a la senda del crecimiento

Alemania se encuentra de regreso a la senda del crecimiento, tras superar los efectos de la crisis internacional, según las proyecciones económicas del gobierno.

El ministro de Economía, Rainer Brüderle, informó hoy de que el Ejecutivo espera un crecimiento económico del 1,4% para este año y del 1,6% para el próximo. Los pronósticos son bastante similares a los de los principales institutos de estudios económicos alemanes que esperan un crecimiento del 1,5% este año y del 1,4% el próximo.

"Para este año somos ligeramente más cuidadosos que los institutos y un poco más optimistas para el próximo, cuando creemos que habrá un mayor impulso", dijo Brüderle.

El ministro destacó además que el mercado laboral se ha mostrado sorprendentemente resistente frente a la crisis económica, lo que calificó de un "pequeño milagro laboral". "Los mensajes centrales de las proyecciones económicas primaverales son que la economía alemana ha vuelto a crecer y que vivimos un pequeño milagro laboral", recalcó Brüderle en una comparecencia ante la prensa.

Durante la crisis, las cifras del paro se mantuvieron estables gracias, según el ministro, a la flexibilidad que ha ganado el mercado laboral con las reformas de los últimos años, que hicieron que las perdidas de puestos de trabajo en la industria se compensasen con creación de empleo en el sector de servicios.

La ministra de Trabajo, Ursula von der Leyen -que compareció ante la prensa junto con Brüderle- atribuyó la resistencia del mercado laboral no sólo a las reformas sino también a la flexibilidad que ha habido dentro las empresas para evitar despidos y recurrir a herramientas como la de la jornada reducida subvencionada. Von der Leyen anunció que esa herramienta seguirá estando abierta hasta mayo de 2012.

Impulso de la demanda interna

Según Brüderle, la revitalización alemana está impulsada por la recuperación de la economía mundial -y su efecto sobre las exportaciones alemanas- pero también cada vez más por la demanda interna.

Brüderle se mostró partidario de que el Estado vaya abandonando paulatinamente la estrategia aplicada durante la crisis de apoyar la coyuntura con medidas especiales y que vaya reduciendo el nivel de subvenciones.

"Subvenciones estatales a largo plazo distorsionan la competencia, cuestan mucho dinero y son un obstáculo para el buen funcionamiento de los mecanismos de mercado", dijo el ministro.

Con respecto a los efectos económicos del cierre del espacio aéreo durante seis días debido a la nube de ceniza del volcán islandés, Brüderle se mostró optimista en que estos serán limitados, sobre todo después de que hoy volviese a abrirse el espacio aéreo.

El ministro considera que el gobierno ya dio un paso para contribuir a que la recuperación económica se sostenga por su misma con la llamada Ley de Aceleración del Crecimiento, en la que se determinaron una serie de rebajas fiscales.

"Hay que seguir adelante por ese camino", dijo Brüderle que insistió en la necesidad de una reforma fiscal profunda para darle más margen de acción a los ciudadanos, un punto en el que la postura de los liberales choca con la de su socio mayor de coalición, la Unión Cristianodemócrata de Angela Merkel.

La inflación este año, según las proyecciones del gobierno, estará cercana al 1,3% y en 2011 en torno al 1,4%.

Las proyecciones primaverales del gobierno son la base para las estimaciones de la recaudación fiscal que se realizará entre el 4 y 6 de mayo. Estas últimas, a su vez, son el punto de partida para la elaboración de los presupuestos públicos.