Bolsa de Tokio

La Bolsa de Tokio, sin dirección clara y aún por debajo de los 11.000 puntos

La Bolsa de Tokio sumó hoy cierres mixtos durante una sesión en la que la mejora de la percepción sobre Goldman Sachs se vio contrarrestada por la incertidumbre sobre el sector inmobiliario en China.

El índice Nikkei perdió 8,09 puntos, el 0,07%, hasta los 10.900,68 enteros, pero el Topix, donde cotizan todos los valores de la primera sección, subió 1,27 puntos, el 0,13%, hasta las 972,11 unidades.

El parqué tokiota sigue por debajo de los 11.000 enteros, en parte por el temor a que China decida nuevas medidas para controlar el mercado inmobiliario, según analistas citados por la agencia local Kyodo.

Por ello los valores inmobiliarios estuvieron entre los grandes perdedores de la jornada, junto a las casas de valores y la financiación al consumidor. Por contra, entre los ganadores destacaron el transporte aéreo, transporte marítimo y papeleras.

Tsuyoshi Segawa, experto de Mizuho Securities, consideró que la ansiedad generada por la acusación a Goldman Sachs se ha reducido un tanto.

Valores relacionados con China estuvieron hoy entre los perdedores de la jornada tras el desplome de ayer en la Bolsa de Shanghai.

Entre ellas, la empresa de maquinaria Komatsu cedió un 2%, hasta los 1.833 yenes, mientras Hitachi Construction Machinery perdió algo más, un 3%, hasta los 2.074 yenes.

En la primera sección ganaron terreno 870 valores, mientras 646 retrocedieron y 154 cerraron sin variación.

Destacó entre las ganadoras de la jornada el fabricante de automóviles Suzuki Motor, que avanzó un 1% hasta los 1.946 yenes, después de que se publicase que aumentará su producción en la India.

En la primera sección cambiaron hoy de manos 1.954,82 millones de acciones, por debajo de los 2.028,64 millones de la víspera.