Ampliación de capital de más de 1.900 millones

La junta de Colonial apoya que la banca acreedora se refuerce en el capital

La junta de Inmobiliaria Colonial ha refrendado hoy que la banca acreedora refuerce su participación en el capital a través de una ampliación de capital de más de 1.900 millones, que los bancos se han comprometido a suscribir si no interesa en una primera fase a los minoritarios.

Así lo han explicado en rueda de prensa el presidente de Colonial, Juan José Brugera, y el consejero delegado, Pere Viñolas, tras la rueda de prensa que ha tenido lugar hoy y a la que se ha vetado el acceso a la prensa.

Con esta operación se prevé que la banca acreedora, que ya controla el 90% de la compañía, aumente todavía mas su presencia suscribiendo esta ampliación de capital.

En este momento, Royal Bank of Scotland (RBS), Eurohypo, Calyon y Goldman Sachs controlan un 70% de Colonial, y una vez que se realice la ampliación, este paquete se incrementará más si bien la parte de Goldman será asumida por una agrupación denominada Coral y que controlarán los fondos Orion Capital y Colony Capital.

COLONIAL 9,19 -0,92%

Otro 20% está integrado por el grupo de bancos que primero entró en el capital de Colonial, encabezados por el Banco Popular y La Caixa, mientras que el 10% restante, aproximadamente, se encuentra en manos de los accionistas minoritarios, que podría diluir su participación si no acuden a la ampliación que ahora propone la compañía.

El actual equipo gestor de Colonial centra la actividad en la gestión patrimonial en Barcelona, Madrid y París, ya que controla el 54% de la inmobiliaria francesa SFL, de la que Brugera también es presidente.

Pere Viñolas ha explicado que el grupo ha reducido a 4.545 millones la deuda financiera neta del grupo, de los que 2.095 millones corresponden a deuda de la matriz

"Antes la deuda de Colonial rondaba los 9.000 millones de euros, con lo que hemos reducido la deuda a la mitad, hemos dados entrada a nuevos accionistas como Orion Capital y Colony Capital, y la capitalización de la compañía pasará de unos 1.000 millones a 3.000 millones, cuando hace un año el capital de Colonial era de 200 millones", ha resumido para centrar los grandes ejes de la gestión financiera que se ha aplicado.

Esta gestión ha repercutido de manera positiva en los costes financieros, ya que "hay un nuevo vencimiento único a los cinco años, y hay una separación en base a los negocios de la compañía", ha señalado Pere Viñolas.

En 2009, las ventas de Colonial han caído un 40% por la bajada de la actividad de promoción y suelo y se han dotado 526 millones de euros por menor valor de los inmuebles, lo que ha lastrado los resultados del año que han vuelto a ser de pérdidas, en 2009 de 474 millones.

Viñolas no ha querido cifrar cuándo Colonial volverá a los beneficios pero ha señalado que "esperamos una estabilización de este proceso de deterioro", y ha añadido que "en el norte de Europa, se detectan signos de recuperación evidentes en actividades patrimoniales, y es razonable pensar que veremos cosas parecidas en España".

Durante el año se han vendido activos por valor de 280 millones de euros, la mitad en España y la mitad en Francia, según la información facilitada por la empresa, pero ha abandonado la idea de vender Riofisa, la filial de centros comerciales.