Reducción de proovedores

Telefónica firma con Ferrovial su mayor contrato multinacional

La constructora elimina 14 suministradores de 'telecos'

Ferrovial ha reducido su lista de 15 proveedores de servicios de telecomunicaciones a sólo uno, Telefónica. El grupo de construcción e infraestructuras selló ayer un acuerdo que culmina un año de negociaciones con operadores globales. Fuentes cercanas al proceso aseguran que las principales afectadas han sido BT y Vodafone. Y es que el contrato incluye las comunicaciones de la filial aeroportuaria británica BAA, atendida hasta ahora por empresas de Reino Unido.

En círculos próximos a Telefónica se hablaba ayer del mayor logro comercial de la compañía a escala internacional. Incluso superior al contrato firmado con DHL en enero de 2009. Este último alcanza cinco años de duración, afecta a 28 países y está valorado en 350 millones.

Sobre la nueva relación con Ferrovial, el importe de la factura no ha trascendido y fuentes de la constructora se limitan a señalar que "está lejos de los 350 millones". El acuerdo se ha establecido por un periodo de cinco años, más una posible prórroga de dos años; los servicios se extienden a 49 países e incluyen comunicaciones fijas, móviles y servicios de datos en una sola factura.

TELEFÓNICA 6,33 0,24%
FERROVIAL 29,32 0,86%

Compromisos

Una mayor eficiencia, la externalización de determinadas inversiones y el ahorro de costes justifican la estrategia que ha liderado el director general de Sistemas de Ferrovial, Federico Flórez. El grupo de la familia Del Pino habría obtenido importantes descuentos gracias a su actual volumen como usuario de tecnología y las expectativas de consumo.

Telefónica, por su parte, cosecha un nuevo fruto de la unidad comercial de élite que creó en 2007, aprovechando su expansión geográfica, para ofrecerse como operador global a más de 1.500 multinacionales.

La tecnológica se encargará de renovar las redes de Ferrovial, donde conviven una red local de 30.000 puertos, un millar de impresoras, 500 puntos Wifi, 10.000 usuarios de telefonía IP y 30.000 terminales móviles, entre otras tecnologías. La gestión se llevará a cabo desde un centro de servicios ubicado en Madrid, en el que la operadora tendrá que invertir próximamente.