Intensa agenda de la reunión ministerial del G20

Los ministros de Trabajo quieren colocar el empleo en el "epicentro" de las políticas futuras

Los ministros de Trabajo del G20 sentaron hoy las bases para elaborar unas ambiciosas recomendaciones que tendrán como eje central colocar el empleo en el epicentro de las futuras políticas y que entregarán a los lideres de ese grupo.

Los responsables de la cartera de Trabajo de los países más industrializados y de los emergentes arrancaron hoy la reunión ministerial con una intensa agenda, que tiene su punto álgido en la presentación, mañana, de sus conclusiones y consejos al presidente Barack Obama y que servirá a los otros líderes del G20 de base de trabajo en la próxima cumbre de Toronto.

La reunión, en la que también participan representantes de la UE, la OCDE y la OIT, y que es "histórica" porque es la primera de sus características, se celebra precisamente a propuesta de Obama, quien en la pasada cumbre del G20 en Pittsburg (Pensilvania) consideró necesario prestar más atención al empleo dentro de los planes de recuperación de las economías del grupo.

La secretaria de Trabajo de EEUU, Hilda Solís, recibió a sus homólogos uno a uno en el Departamento de Trabajo, donde se celebra la reunión a puerta cerrada, y en el caso de los ministros de España, México, Brasil y Argentina les dio la bienvenida e intercambió unas palabras en español.

En su discurso, la titular de Trabajo de EEUU adelantó que la reunión creará, ante todo, una "base firme para las ambiciosas recomendaciones que entregaremos a nuestros respectivos líderes para lograr un crecimiento económico global equilibrado que todos nuestros países queremos y que proveerá la seguridad económica que buscamos a nuestros trabajadores en los años venideros".

La tarea de impulsar la recuperación del mercado de trabajo debe ir unida a la labor de los Gobiernos de establecer una base para economías "sostenibles y equilibradas que creen buenos puestos de trabajo para todos aquellos que quieran trabajar", indicó.

Los ministros intercambiarán sus experiencias y opiniones sobre modelos laborales, evaluarán la situación del mercado laboral y analizarán políticas para proteger empleos y apoyar a los jóvenes, así como planes de creación de puestos de trabajo.

Pese a que aún no hay conclusiones finales, varios ministros señalaron a Efe que hay una cierta coincidencia de que el empleo debe ser el "epicentro" de futuras estrategias de los gobiernos, dado que la pérdida de puestos de trabajo ha sido uno de los efectos más "perniciosas" de la crisis económica.

El ministro español, Celestino Corbacho, al igual que sus homólogos mexicano, Javier Lozano, y argentino, Carlos Tomada, coincidieron en resaltar esa necesidad, pero además los dos primeros destacaron la importancia de que los jóvenes también sean una prioridad.

Lozano abogó por "encontrar los mecanismos necesarios para romper el círculo vicioso que impide a los jóvenes trabajar porque no tienen experiencia, pero no la tienen porque no hay oportunidad de empleo".

Corbacho, mientras, dijo que entre la primera conclusión de la reunión es que "que cualquier estrategia económica a futuro para la salida de la crisis debe y tiene que poner en el epicentro el empleo como prioridad; y dentro de ello el los jóvenes", que han sido los más perjudicados por la propia crisis.

También en opinión de Tomada, "hay que poner el empleo en el centro de las políticas públicas, no como una consecuencia solamente, si no como una política sobre la que hay que actuar firmemente para que la generación de empleo sea un dato", dijo antes de empezar la reunión.

El lunes, los ministros se entrevistaron con representantes de la Confederación Sindical Internacional (CSI), quienes advirtieron que no se puede hablar de reactivación económica sin recuperación del empleo.

Esta opinión es compartida, en principio, por los responsables de Trabajo que, como Corbacho, pidió que no se debe dar por concluida la crisis sin que se hayan recuperado "una parte importante, por no decir todos, los empleos" que se han destruido.

Esta noche, los ministros serán recibidos en la embajada de Canadá, que será el país anfitrión de la próxima cumbre del G20.