Cuenta con una plantilla de 350 trabajadores

La conservera Alfageme, con marcas como Miau y Peña, en concurso acreedores

El Juzgado de lo Mercantil número 3 de la provincia de Pontevedra, con sede en Vigo, ha declarado hoy el concurso de acreedores de la empresa conservera Bernardo Alfageme, propietaria de las marcas Miau, Eureka y Peña, informaron fuentes judiciales.

Las fuentes indicaron que este concurso de acreedores se ha aceptado hoy y que ya se han nombrado los administradores concursales.

Asimismo, aclararon que, tras personarse la empresa, y una vez se publique en el Boletín Oficial del Estado (BOE) esta resolución judicial, se abre el plazo para que las demás partes se personen.

La empresa tiene plantas en Vilaxoán, Ribadumia, Vigo y O Grove -todas ellas en la provincia de Pontevedra- y cuenta con una plantilla de 350 trabajadores.

El director general del Instituto Galego de Promoción Económica (Igape), dependiente de la Consellería de Economía e Industria de la Xunta, en una reunión celebrada el pasado día 16, transmitió a los representantes laborales de la conservera el compromiso de la Administración gallega de buscar un nuevo grupo capaz de gestionar el futuro de la empresa, aunque reconoció que el actual propietario está obstaculizando una solución definitiva.

Además, este departamento de la Xunta aseguró estar adoptando todas las medidas necesarias para determinar el uso de los préstamos bancarios avalados por el IGAPE, con el fin de defender con todos los medios que tiene en su mano los intereses de los trabajadores.

Los sindicatos CIG y CCOO, el Comité de Empresa e Igape, creen que la empresa es viable e incluso hay cuatro posibles compradores.

"Todavía no hemos recibido el auto, cuando lo tengamos iniciaremos conversaciones con Caixanova y la Xunta para buscar la mejor alternativa, señaló esta tarde Fernando Ramos, portavoz de CCOO.

La central sindical nacionalista CIG decidió presentar una demanda contra los propietarios de Alfageme al desconocerse el destino de los cuarenta millones de euros otorgados por la Xunta para reflotar un grupo, que está en quiebra.

La asesoría jurídica del sindicato está elaborando la demanda que será presentada por la vía penal.