Por la instalación de una papelera

La ONU decidirá mañana sobre el pleito que enfrenta a Uruguay y Argentina

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), órgano judicial de la ONU, dará a conocer mañana, en La Haya, su fallo en el pleito que enfrenta desde 2006 a Argentina y Uruguay por la instalación en el límite entre ambos países de la planta de pasta de celulosa Botnia (actualmente Upm).

La corte de La Haya se ha constituido en el último recurso para atajar la controversia, la más grave de los últimos años entre estos dos países, después de que los intentos de abrir canales de negociación entre Montevideo y Buenos Aires no tuvieran éxito.

La planta de pasta de celulosa, cuyo cierre pide Argentina, está situada en la localidad uruguaya de Fray Bentos, a orillas del río Uruguay, a sólo seis kilómetros de la ciudad argentina de Gualeguaychú.

Los habitantes de Gualeguaychú, así como los grupos ecologistas, denuncian desde 2003 que los vertidos de la papelera contaminan el río Uruguay, límite natural entre ambos países.

Argentina considera que Uruguay autorizó unilateralmente la instalación y violó el Estatuto del Río Uruguay, un tratado bilateral de 1975 que reglamenta la administración compartida del curso fluvial.

Este acuerdo establece que todo aprovechamiento de las aguas para uso industrial con entidad suficiente para afectar al régimen del río o su calidad deberá ser sometido sin excepción a un procedimiento de información y consulta previa, algo que, según Argentina, Uruguay no hizo.

Montevideo defiende la legalidad de la instalación de la planta y pide que terminen los cortes a las comunicaciones de los piquetes argentinos, en especial el bloqueo del puente de Fray Bentos.

En 2005, se inició un proceso de negociación que terminó en fracaso y derivó en la corte de La Haya, el año siguiente.

En la última vista en la CIJ, el 2 de octubre de 2009, Argentina pidió el cese inmediato de las actividades y una compensación por los daños causados.

Uruguay, en su declaración final, reclamó que se rechazaran esas peticiones argentinas y se reconociera su derecho a continuar con la planta y sin cortes ni interferencias.

Por Argentina asistirán mañana, entre otros, la embajadora Susana Ruiz Cerutti -consejera legal de la Cancillería, que además encabezó la delegación del país durante el litigio- y el secretario de Ambiente de la Nación, Homero Bibiloni, así como el embajador argentino en Holanda, Santos Goñi Marenco.

Por su parte, la delegación uruguaya cuenta con el asesor y ex canciller Pedro Vaz, el director de asuntos políticos de la Cancillería Elbio Rosselli y el embajador uruguayo para Estados Unidos, Carlos Gianelli, además de varios representantes diplomáticos y legisladores.

Los presidentes de Uruguay, José Mujica, y de Argentina, Cristina Fernández, han anunciado una reunión conjunta la semana posterior a la lectura de la sentencia en La Haya.

Los gobiernos de Buenos Aires y Montevideo se comprometieron a respetar y acatar la decisión de la corte al someterse a su jurisdicción.