Medidas anticrisis

El PP condiciona su apoyo al 'decreto Zurbano' a más rebajas fiscales

El apoyo que el PP dispensará mañana en el Congreso al decreto que recoge la treintena de medidas expuestas por el Gobierno en el llamado diálogo de Zurbano no será incondicional. Antes de que se convalide por una amplia mayoría esta iniciativa, el primer partido de la oposición dejará huella de que su apuesta fundamental para superar la crisis pasa por una rebaja selectiva de impuestos a pequeñas y medianas empresas y autónomos.

En la proposición de ley que el PP someterá a debate se defiende establecer una reducción del 20% del rendimiento neto positivo declarado en el Impuesto sobre la Renta por los autónomos que ejerzan actividades cuyo importe neto del volumen de negocio sea inferior a cinco millones de euros.

De prosperar, esta proposición se tramitaría igual que un proyecto de ley. También se establece en ella una reducción de la tributación en el Impuesto sobre Sociedades para aquellas empresas con cifras de negocio inferiores a 12 millones de euros anuales. A la base imponible comprendida entre cero y 300.000 euros se le aplicaría un tipo del 20% y a la restante, del 25%.

El PP espera conseguir el respaldo a esta rebaja fiscal de CiU y el PNV, como mínimo. Los apoyos serán negociados a partir de hoy lunes por el diputado Baudilio Tomé.

Por otra parte, el respaldo que dará el PP a la convalidación del llamado 'decreto Zurbano' será muy crítico ya que su equipo económico considera que no alberga una visión de conjunto para la salida de la crisis y sólo reúne medidas parciales, aunque tampoco tendrán efectos secundarios contraproducentes.

El decreto será respaldado por la mayoría de los grupos parlamentarios de la oposición también con una actitud bastante crítica. De hecho, ninguno de ellos se prestó a acudir a la reunión a la que les intentó convocar el Gobierno para clausurar la ronda de contactos por el miedo a ser utilizados de acompañamiento en una foto que todos rechazaron.

El PP pedirá que el decreto se tramite como proyecto de ley, pero es difícil que lo logre.

El objetivo de los 350.000 empleos

Sin haber cerrado todavía la reforma laboral, el Gobierno se atreve a defender que con las medidas que mañana se convalidarán en el llamado 'decreto Zurbano' será posible crear 350.000 empleos en los próximos dos años. La base para ello serán las actividades relacionadas con la rehabilitación de viviendas, que se beneficiarán de nuevos incentivos fiscales.

El decreto para el fomento de la actividad económica y el empleo acarreará un gasto fiscal de 2.200 millones de euros, si bien 600 de ellos proceden de la prórroga a la libertad de amortización de las empresas.