Y la situación fiscal del país heleno

El FMI, el Banco Central Europeo y la UE evalúan la ayuda a Grecia

Delegaciones de la Unión Europea (UE), del Banco Central Europeo (BCE) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) evaluarán a partir de mañana en Atenas la situación fiscal de Grecia y las medidas y condiciones para conceder ayuda financiera al país si la solicita.

El ministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, aseguró en una carta enviada a los tres organismos el pasado jueves, en la que pedía consultas sobre los detalles del mecanismo de ayuda a Atenas, que ello no significa que Grecia haya puesto en marcha esa red de protección para evitar la bancarrota estatal.

Tras la reciente reunión de los titulares de Economía y Finanzas de la UE (Ecofin) celebrada en Madrid, Papaconstantínu declaró que "la decisión (de activar el mecanismo) es muy seria. Nos fijamos en todo. Nos fijamos en los mercados ...".

Por su parte, el primer ministro griego, Yorgos Papandréu, afirmaba al semanario estadounidense "Newsweek" que Grecia decidirá "dentro de unas semanas" si recurrirá a dicha ayuda o no.

"No hemos asumido una decisión formal aún. Lo que nosotros decimos es hay que estar preparados para estar listos en caso de que se necesite apretar el botón", señalaba Papandréu en la entrevista.

Según diversos economistas, Atenas se verá obligada a solicitar ayuda externa, debido a que pese al anuncio del apoyo europeo, junto con el del FMI, los mercados no han reaccionado de forma positiva.

El diferencial entre el bono griego de diez años con el alemán escaló hasta los 426 puntos básicos el viernes, con un tipo de interés del 7,38%, extremadamente alto para que Atenas continúe financiando estos préstamos. Para mayo, Grecia debe atender el pago de 16.000 millones de euros de su deuda.

La mayoría de los medios griegos da por seguro que el país se verá obligado a aceptar el plan de rescate europeo, con la participación del FMI, de unos 45.000 millones de euros, aprobado hace una semana por los países miembros de la zona del euro.

El periódico de centroderecha "Kathimeriní" comenta hoy que "el FMI supone cambios en todos los sectores" y enumera recortes adicionales en el gasto público y en las relaciones laborales que conllevará esa ayuda financiera.

De acuerdo con un sondeo publicado en el dominical ateniense "Eléfzeros", el 92% de los encuestados teme que el Ejecutivo socialista se vea obligado a aplicar medidas de austeridad adicionales, si Grecia recurre a ayuda financiera del exterior.

Además, el 65% está convencido de que Grecia tendrá que pedir ayuda al FMI, el 48% está muy disgustado por esa necesidad y el 56% considera que estos organismos serán muy estrictos con Atenas.