Según el ministro de Finanzas griego

Grecia esperará a que se definan las ayudas antes de solicitarlas

El ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantinu, dijo hoy que para que la petición de ayuda a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) "tenga sentido" hay que esperar a que se concreten los detalles del plan de rescate, aunque aseguró que "no se está perdiendo el tiempo".

En rueda de prensa, Papaconstantinu matizó, no obstante, que el Gobierno griego no va a "anunciar anticipadamente una decisión que puede o no puede ocurrir" y que se tomará "cuando se tenga que tomar". El ministro heleno confirmó que el lunes comenzarán las conversaciones con los representantes de la UE y del FMI, que se trasladarán a Atenas para discutir el programa de ayuda, después de hablar durante esta semana del tema en Bruselas.

"El ritmo de las conversaciones es bueno", añadió Papaconstantinu, para quien lo más importante es el paso dado por el Eurogrupo (ministros de Economía y Finanzas de la zona euro) el pasado domingo, al poner a disposición de Grecia 30.000 millones de euros que aportarían los Estados miembros.

A este respecto, dijo que en la reunión de ayer del Eurogrupo cada país explicó las medidas que tiene que adoptar para poder activar dicha ayuda, proceso que se dilatará "dos semanas como máximo" en el caso de los países que han de someterlo a aprobación parlamentaria.

Preguntado por la posibilidad de que España y Portugal sean los próximos que necesiten ayuda de la UE, Papaconstantinu dijo que cada país se enfrenta a sus propias dificultades y que él no piensa "apuntar a nadie".

Sobre el programa de estabilidad griego, aprobado por Bruselas, el ministro dijo que es "más que suficiente" para lograr su objetivo de reducción del déficit público en 4 puntos porcentuales del PIB en 2010, a pesar de que el alcanzado en 2009 se haya revisado al alza, hasta el 12,9% del PIB, y pueda aumentar alguna décima más tras la revisión de Eurostat. Asimismo, aseguró que el programa de estabilidad ya está dando sus frutos, con lo que la situación lejos de deteriorarse, ha mejorado.

También dijo que "nadie ha dicho a Grecia que tenga que adoptar medidas adicionales para 2010", en tanto que las ya previstas (subida del IVA y otros impuestos, congelación de las pensiones, reducir los ingresos de los funcionarios) se habrán puesto en marcha para el verano.

En referencia al sistema financiero de Grecia, Papaconstantinu destacó su "solidez", dado que no ha estado expuesto a "activos tóxicos", pero alertó de que la crisis de confianza está provocando una caída de los depósitos bancarios, si bien descartó problemas de inestabilidad o falta de liquidez.

Con respecto a los próximos vencimientos de deuda, reconoció que el mes de mayo será el más difícil, ya que en la segunda quincena vencerán alrededor de 12.000 millones de euros, que el Gobierno tratará de refinanciar.