Recurso de suplicación

Galletas Gullón recurre el fallo por despido improcedente de su ex director general

Galletas Gullón presentó ayer un recurso de suplicación contra la sentencia del Juzgado de lo Social número 2 de Palencia que declara improcedente el despido del ex director general de la compañía Juan Miguel Martínez Gabaldón y condena a la empresa a readmitirle o indemnizarle con 8,23 millones de euros.

El consejo de administración de la galletera formalizó el recurso y aportó copia del aval bancario por importe de 8,94 millones de euros, correspondiente a la indemnización (8,23 millones) y a los salarios de tramitación devengados desde la fecha del despido hasta la notificación de la sentencia (708.850 euros), informaron a Europa Press en fuentes de la compañía.

En el fallo, el juez estimaba parcialmente la demanda interpuesta por Gabaldón, quien reclamaba 14 millones de euros, después de ser despedido el pasado noviembre, tras llevar más de 22 años en la empresa.

La sentencia señala que la indemnización por despido improcedente debe ser cinco veces el salario anual bruto del directivo, que asciende a 1,64 millones de euros, "lo que hace un salario diario de 4.514 euros brutos".

Del total, 124.409 euros corresponden al salario fijo anual; 142.542 euros a una paga especial de junio; 19.655 euros a retribución en especie y 1,36 millones al salario variable. La compañía adeuda a Gabaldón la retribución variable desde el ejercicio 2006, cantidades que el ex director general ha reclamado a través de una instancia administrativa ante Trabajo.

El conflicto entre ambas partes tiene uno de sus orígenes en mayo de 2009, cuando Gabaldón firmó un contrato para arrendar con opción de compra unos terrenos de su propiedad a la sociedad Gullón, con la entonces presidenta del consejo de administración, María Teresa Rodríguez, primera accionista del grupo con un 55,29%.

Otros miembros del consejo de administración -integrado por los hijos y hermanos de María Teresa-, consideraron que Gabaldón había actuado con "deslealtad", "abusando de la confianza de la presidenta".