Juan Lema. Presidente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA)

"Este año se incorporarán 100 nuevos controladores"

Con una larga experiencia en AENA y también en el sector privado, en julio último se hizo cargo de la presidencia de la compañía que gestiona la red de 48 aeropuertos públicos en España. En nueve meses ha mantenido un duro pulso con el colectivo de controladores.

El real decreto que regula la organización del trabajo de los controladores aéreos, aprobado el martes en el Senado, entró ayer en vigor. Su publicación en el BOE coincidió con la vista en la Audiencia Nacional por la demanda contra la norma presentada por USCA, el sindicato que representa a los 2.400 controladores de la plantilla de AENA. El juez decidió aplazar la vista hasta el 5 de mayo. En una entrevista realizada ayer, el presidente de AENA, Juan Lema, aporta su visión sobre conflicto vivido con los controladores y sobre las perspectivas que abre el nuevo marco legal.

Tras la publicación de la ley en el BOE, ¿qué aspectos destacaría, tanto en la forma como en el fondo, de los cambios introducidos?

La ley supone una reforma estructural de la navegación aérea de enorme calado, que garantiza la seguridad, continuidad, eficacia y sostenibilidad económica del servicio de control, es decir, garantizando el derecho de los ciudadanos a volar de manera segura, continua, sin demoras y a un coste adecuado. De la forma, destacaría el cumplimiento en tiempo récord del compromiso del Ministro de Fomento de tramitar el real decreto-ley como proyecto de ley para dar oportunidad a los grupos parlamentarios de introducir enmiendas.

¿En cuánto estima los ahorros económicos que logrará AENA?

La reforma permitirá una rebaja de la tasa de ruta del 15% en los dos próximos años, lo que se traducirá en un ahorro para las compañías aéreas de 120 millones y la eliminación del déficit; unos 200 millones anuales que los elevados costes de navegación aérea provocaba en los ingresos de la tasa de aproximación.

Tras los recortes de gasto obtenidos, ¿ve con más optimismo el pago de la abultada deuda de AENA?

La deuda de AENA responde al fuerte proceso inversor llevado a cabo en los últimos años, en torno a 20.000 millones en la última década, para llevar a cabo obras tan importantes como la T4 de Barajas, la T1 de Barcelona o la T3 de Málaga. Gracias a las medidas de racionalización del gasto en AENA desde el año pasado, al aumento de ingresos que se derivará de la recuperación del tráfico aéreo y al menor volumen de inversiones previsto para los próximos años esperamos empezar a reducir el nivel de endeudamiento a partir de 2013.

Los controladores se quejan del modo en que la dirección de AENA aplica las normas y procedimientos de trabajo introducidas desde febrero por decreto. Dicen que se retrasa innecesariamente la elaboración de los turnos y que se han modificado "sin el menor cuidado" las vacaciones.

AENA está respetando escrupulosamente, como no puede ser de otra manera, todos y cada uno de los preceptos, primero del real decreto-ley, y a partir de hoy (por ayer) de la Ley, siempre con el objetivo de garantizar la continuidad en el servicio de control. La norma establece que los turnos se elaboran por meses y se comunican con diez días de antelación y eso es lo que estamos haciendo, con un respeto absoluto a los tiempos de descanso (25% en jornada diurna y 33% en nocturna) y las jornadas máximas mensuales (200 horas), así como el tiempo de descanso entre turnos y entre ciclos. En cuanto a las vacaciones, también se está respetando lo establecido en la norma y los turnos que se cerraron el año pasado.

Los cambios producen una reducción significativa de la plantilla de controladores que estará operativa. ¿Podrán asegurar el servicio sin recurrir de nuevo a las horas extras?

A corto plazo la entrada en vigor de la Ley tiene un cierto impacto porque nos obliga a retirar de funciones operativas a 58 controladores. Sin embargo, estos puestos han sido cubiertos en su mayoría con controladores menores de 57 años que estaban realizando otras funciones, por ejemplo formativas, de manera que no habrá incidencias operativas.

Si en algún caso hubiera que recurrir a la realización de horas extras se haría conforme a la nueva ley, que fija un máximo de 80 horas anuales. Además, a lo largo del año podremos incorporar a cerca de un centenar de controladores, procedentes de las dos promociones que están concluyendo su formación en Senasa, bien de aquellas torres en las que el control sea sustituido por el servicio Afis o bien de aquellas que en la actualidad realizan el servicio de dirección de plataforma y que en algunos casos será realizado por el propio aeropuerto.

"Estoy seguro de que el colectivo respetará el marco legal"

El presidente de AENA muestra su confianza en que la negociación del convenio colectivo que su empresa mantiene con los controladores se resuelva con acuerdo y sin conflictividad. Los controladores han mantenido asambleas durante esta semana en casi todos los centros de control y el ambiente ha sido de máxima tensión. Por ahora no se han planteado acciones de protesta, pero se ha dejado abierta esta posibilidad, en función de la evolución de las negociaciones sobre el convenio.

A pesar de ello, Juan Lema se siente optimista. "Estoy convencido de que seremos capaces de llegar a un acuerdo. La ley establece un marco que hay que respetar, que AENA, por supuesto, va a respetar y que estoy seguro que el colectivo de controladores, que en su mayoría es un colectivo profesional y responsable, va a respetar".

Ante la duda sobre los márgenes que la promulgación del decreto y la aprobación de la nueva ley ofrecen para ser flexibles en la mesa de negociación, asegura que "trataremos de consensuar todos aquellos aspectos en los que la normativa deja margen para la negociación y el acuerdo".

Lema no quiere entrar a valorar si existe algún tipo de división en el sindicato de controladores. "Por parte de AENA, afirma, haremos todo lo posible por recuperar un clima de consenso, que considero imprescindible, con nuestro interlocutor, que es USCA".

No contempla la posibilidad de que se plantee una carencia de controladores en los próximos años hasta que se normalicen los procesos de formación. "Al contrario", asegura. "Creo que liberalizar la formación dará oportunidad de acceder a la profesión de controlador a muchas más personas que hasta ahora. Además, AENA ya no será, como sucedía hasta ahora, la única empresa que podrá contratarles.

Ingenierías

Lema se suma a la nueva cruzada emprendida por el Ministerio de Fomento para que AENA no pague a su participada Ineco precios por sus informes de consultoría superiores "al coste medio del resto de las ingenierías con las que contrata nuestra empresa".