Que no cumplan su función de dar créditos

Almunia dice que no tolerará la existencia de 'bancos zombis' que no cumplan su función de dar créditos

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, afirmó hoy que no tolerará la existencia en la Unión Europea de 'bancos zombis' que no sean capaces de cumplir su función de dar créditos a la economía real y que seguirá insistiendo en la reestructuración de las entidades que han recibido muchas ayudas públicas y tienen un modelo de negocios insostenible.

"Tenemos que evitar bancos zombis que siguen vivos pero son demasiado débiles para prestar a la economía real, una experiencia que Europa no puede permitirse", dijo Almunia durante un discurso pronunciado en Bonn cuyo contenido fue difundido por el Ejecutivo comunitario.

"Nuestra política de ayudas públicas está contribuyendo a la vuelta al funcionamiento normal del sistema bancario, por ejemplo insistiendo en la necesidad de adoptar medidas de reestructuración para algunas instituciones financieras que han recibido grandes cantidades de ayuda y tienen modelos de negocio insostenibles", explicó el responsable de Competencia.

Almunia admitió que las ayudas "deben retirarse gradualmente, teniendo en cuenta las condiciones del mercado y la exigencia de estabilidad financiera". "Pero no debe haber ninguna duda sobre nuestro objetivo: queremos salir del apoyo estatal y volver a un funcionamiento normal del mercado para todos los actores lo antes posible", resaltó.

Insistió en que la crisis económica no debe usarse como excusa para "debilitar la aplicación de las normas de competencia", especialmente en la lucha contra los cárteles. Pero sí anunció que es necesario actualizar la legislación comunitaria en esta materia y anunció que la Comisión adoptará nuevas reglas sobre distribución de bienes y servicios para facilitar el comercio electrónico y sobre la distribución de coches.

"Nuestro objetivo es dar a los fabricantes de coches más flexibilidad en los medios de distribuir coches nuevos, y al mismo tiempo hacer más fácil para la Comisión la aplicación de las reglas de competencia en los mercados de mantenimiento de los coches y recambio de piezas, que son menos competitivos y necesitan más intervención", explicó Almunia.