Para dar un mensaje de credibilidad

El BCE urge a iniciar ya la retirada de los estímulos fiscales y ganar competencia

El Banco Central Europeo instó ayer a los países de la zona euro a iniciar ya la estrategia de retirada "gradual" de los estímulos fiscales aprobados contra la crisis con el ánimo de dar un mensaje de credibilidad a los mercados y de apuesta por ganar competitividad.

No va más. El saneamiento de las cuentas públicas debe ser una prioridad para todos los países que integran el área, sobre todo para los que cuentan con un déficit fiscal más alto. Así, de contundente se mostró ayer el BCE en su último boletín económico, hecho público ayer. La entidad con sede en Fráncfort reclama que el saneamiento presupuestario debe "exceder sustancialmente el ajuste anual estructural del 0,5% del PIB" fijado como requisito mínimo en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

Para ello es necesario aplicar "estrategias creíbles" de ajustes presupuestarios, lo que requiere esfuerzos concretos y prestar especial atención a las reformas del gasto. La petición del BCE se produce un día después de que la Comisión Europea abriera el debate para endurecer las sanciones a los países que incumplan sus compromisos para reducir el déficit excesivo. El escenario para los próximos años es poco esperanzador ya que las estrategias de reducción del déficit de todos los países de la zona son demasiado ambiciosas en relación al crecimiento previsto del PIB. Ayer, Erns t& Young abundó en ello. En el caso de España, la consultora prevé que el déficit fiscal no baje del 3% del PIB hasta 2015, dos años más tarde de lo comprometido por la vicepresidenta Elena Salgado en Bruselas. Además, las dudas sobre un crecimiento fuerte y homogéneo en el área se acrecientan. Según Marie Diron, economista jefe de Ernst&Young, cada vez hay más quien se apunta a la tesis de la Europa a dos velocidades. "Alemania, Francia y el Benelux comienzan a repuntar pero las economías euromediterráneas, entre ellas España, junto a Irlanda, se frenarán por la necesidad de reducir sus déficit. Sus crecimientos medios hasta 2012 apenas llegarán al 0,6%", prevé.

En este escenario de bajo crecimiento y deterioro de las finanzas públicas, el BCE instó ayer a los Gobiernos de la zona del euro a fomentar la competencia. "Los acuerdos suscritos en el Consejo europeo del 25 y el 26 de marzo referidos deberían contribuir a reforzar la creación de empleo, la competitividad y el crecimiento sostenible. A este fin, las políticas deberían centrarse ahora en el fomento de la competencia, mientras que las medidas de apoyo a determinados sectores aplicadas durante la crisis deberían retirarse progresivamente", recalca.

La institución presidida por Jean-Claude Trichet resalta, incluso, que "las medidas adoptadas para apoyar el sector financiero han elevado el riesgo de distorsionar la competencia" entras las entidades que han recibido ayudas y las que no. Considera también que los países de la UE deberían coordinar las estrategias de salida de estas medidas excepcionales. La entidad cifra las inyecciones de capital en la zona del euro desde octubre de 2008 y hasta febrero de este año en 70.740 millones de euros, el 54% del disponible. Las inyecciones de capital han sido menos comunes en la zona del euro que en EE UU. El volumen de las inyecciones de capital en EE UU registró en junio de 2009 un máximo del 2,6% del PIB, mientras en la zona del euro fue del 1,3% del PIB.

La cifra

410.000 millones de euros es el volumen de avales público sobre deuda bancaria emitido en la zona euro entre octubre de 2008 y febrero de 2010.

El fin de las rebajas eleva el IPC al 1,4%

El cambio de temporada en el sector del textil y el calzado y el encarecimiento de los carburantes fueron dos de los factores que más influyeron en el repunte que experimentó la inflación en marzo. El índice de precios de consumo (IPC) subió siete décimas el mes pasado en relación a febrero, lo que permitió que la tasa interanual se situara en el 1,4%, seis décimas superior a la de febrero, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De esta forma, el IPC interanual registró en marzo su tasa más elevada desde diciembre de 2008, mes en el que la inflación también se situó en el 1,4%. El organismo estadístico atribuyó esta variación interanual de la inflación además de a los carburantes y al sector textil, al incremento que experimentaron este año los precios de la alimentación, especialmente el pescado fresco, la carne de ave, así como los crustáceos y moluscos. Con marzo, son cinco los meses consecutivos en los que el IPC se encuentra en tasas positivas después de haber encadenado ocho meses en negativo. El Gobierno estima que la inflación se mantendrá en niveles moderados durante los próximos meses debido al contexto económico.

La Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) revisó ayer al alza su previsión de IPC para 2010 y la elevó del 1,6% al 2,1%, debido al alza del crudo.