La industria mueve 6 millones de euros al año

La Torta del Casar se resiste a perder mercado

La industria de quesos de oveja Torta del Casar, exclusiva de Cáceres (Extremadura), mueve 6 millones de euros al año. Sin embargo, las ventas de este producto -que forma parte de la buena mesa española- han ido bajando en los últimos años. Por ello, la estrategia para no perder cuota de mercado se centra en disminuir el formato, atacar la imitación y fortalecer los mercados de Valencia, Cataluña, País Vasco y Madrid.

Preparación del queso Torta del Casar.
Preparación del queso Torta del Casar.

La Torta de Casar, el queso de oveja originario de Cáceres (Extremadura) y que se sirve en la buena mesa española, se resiste a perder nota de mercado. Las 11 industrias extremeñas sacaron a la venta el año pasado 351.702 kilos de queso certificado, con lo que facturaron unos 6 millones de euros. Sin embargo, la venta ha caído: en 2007 se comercializaron 422.602 kilos de quesos y en 2008 la cifra bajó a 383.957 kilos. Hay que recordar que las queserías generan empleos directos a un centenar de familias, mientras que en las ganaderías se benefician unas 400.

Javier Muñoz, director técnico del Consejo Regulador Denominación de Origen Protegida de la Torta, que vela por la calidad, explica que uno de los factores causantes de la caída de las ventas ha sido la disparidad entre el tamaño del producto y los nuevos hábitos del consumidor. La Torta se distribuye en dos tamaños: uno de entre 500 y 700 gramos y otro, de entre 900 y 1.100 gramos. Sin embargo, el mercado de las queserías está pidiendo tamaños más pequeños. Por eso, estos empresarios han empezado a comercializar a partir de este año quesos de 300 gramos para atrapar al público. "Las familias son más pequeñas y la crisis ha hecho que los presupuestos bajen. Con este nuevo formato esperamos aumentar el número de unidades vendidas", explica Muñoz.

Un queso en la zona puede conseguirse a 15 euros, mientras que en Madrid u otras partes del país el precio puede ascender a los 25 euros. Los empresarios explicaron que el coste va ligado a la complejidad que exige desarrollar este queso de oveja: por lo menos dos meses de maduración y, aunque el proceso está industrializado, aún la mano de obra es indispensable. A esto hay que agregarle que ha aumentado el coste del litro de leche en los últimos años y ahora puede situarse cada uno a un euro.

La imitación es otro de los temas que preocupan a los empresarios. "Los productos buenos son imitados. Lo han hecho en Zaragoza, Salamanca, Zamora, pero la original es la de Cáceres. El objetivo ahora es darle a conocer a los consumidores las garantías que da el Consejo Regulador en la calidad del producto", explica Muñoz.

La expansión del mercado también está entre los objetivos de estos empresarios. Se espera, según Muñoz, expandir las cadenas de distribución (en su mayoría empresarios de la alta cocina, según el Consejo) en Valencia, Cataluña, País Vasco y Madrid. De hecho, después de Extremadura, los madrileños son los que más consumen este queso. El año pasado compraron unos 87.000 kilos de queso y los catalanes y los valencianos consumieron unos 47.000.

Dentro de su estrategia no descartan fortalecerse en las grandes superficies, ya que, según estos empresarios, existe la tendencia en estos negocios de ofrecer cada vez más productos especializados. Este producto también se ha intentado colocar en el exterior, aunque hasta el momento esto ha sido muy escaso. En 2009, se consumieron unos 12.500 kilos de Torta en el resto de Europa, Estados Unidos, Canadá y América Latina. Incluso, se conoce que en Irlanda ya hay algunos cocineros que utilizan en sus recetas el queso extremeño.