Petróleo

El Brent sube un 1,68%, hasta 86,90 dólares el barril

El precio del barril de Brent registró hoy en Londres su mayor subida de los últimos dos meses, un 1,68%, y cerró la sesión en 86,90 dólares, gracias al inesperado descenso de las reservas en EE UU y a la noticia de que la demanda de gasolina experimentó en ese país el mayor incremento en cinco años.

El barril de petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, para entrega en mayo se mantuvo casi invariable en el Intercontinental Exchange Futures (ICE), donde acabó la jornada a 86,15 dólares, 1,43 dólares más que al término de la sesión anterior, cuando cerró en 84,72.

El precio máximo negociado fue de 86,64 dólares, mientras que el mínimo llegó a los 84,49 dólares.

El mercado de futuros de Londres reaccionó con euforia a los datos procedentes de EEUU, sobre todo al saberse que el consumo aumentó en 119.000 barriles en las cuatro semanas anteriores al 9 de abril, para situarse en 9,14 millones de barriles al día.

Al optimismo inversor se sumó el anuncio de que la OPEP aumentó u pronóstico de crecimiento de la demanda de crudo para 2010.

La OPEP vaticinó que la demanda mundial de crudo crecerá en 2010 un 1,06% respecto a 2009, hasta 85,21 millones de barriles diarios (mbd), un pronóstico algo superior al efectuado hace un mes.

El porcentaje de aumento corresponde a 900.000 barriles diarios de consumo adicional en 2010, cuando el cálculo del anterior informe mensual de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) había sido de 880.000 barriles diarios.

Ese crecimiento, favorecido por la recuperación de la economía mundial, no llega, sin embargo, a compensar la fuerte caída anual del consumo del año pasado, de 1,43 millones de barriles diarios (un 1,66 por ciento menos), según los datos publicados hoy.

Los cálculos difieren de los difundidos el martes por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) desde París, que estimó el consumo mundial de "oro negro" en 86,6 millones de barriles diarios, un 2 por ciento más que en 2009.

Ambas entidades destacaron que el crecimiento provendrá mayoritariamente de las economías emergentes, lideradas por China, mientras que para la OPEP hay además una "gran incógnita" que añade incertidumbre, y es el desarrollo de "las actividades económicas de Estados Unidos" en los próximos meses.

Como recientes "señales positivas" sobre la recuperación de la coyuntura, el documento destaca la situación del empleo en EEUU en marzo, así como una mejora de la confianza del consumidor.