Informe encargado por del tribunal de quiebras

Lehman Brothers era insolvente varios meses antes de declararse en quiebra

El gigante bancario Lehman Brothers era insolvente varios meses antes de que se declarara en quiebra en septiembre de 2008, según muestra un informe encargado por un tribunal de quiebras de Nueva York y cuya difusión se permitió hoy.

El documento, que cuenta con cientos de páginas elaboradas a petición de la corte por el auditor Anton Valukas y que hoy se conoció en su totalidad después de que un juez neoyorquino permitiera su publicación, señala que al menos seis filiales de la entidad eran insolventes o a punto de serlo el 31 de mayo de 2008.

Además, subraya que la entidad disponía de muy poco capital como para seguir operando ya en junio de ese mismo año y que su unidad dedicada a la deuda a corto plazo, con la que se suelen financiar las empresas para sus actividades diarias, era insolvente desde febrero de 2008.

El juez James Peck permitió este miércoles que varias partes del informe salieran a la luz finalmente a pesar de que el grupo CME, que se hizo con numerosos negocios de Lehman, hubiera pedido la confidencialidad de un informe en el que también se detallan los precios que se pagaron por ellos en una subasta.

Entre las compañías que adquirieron sus bienes también están los bancos Goldman Sachs y Barclays, unas empresas que, junto a CME, pagaron cifras inferiores al valor de los bienes de Lehman, algo que, según se desprende del informe, podría suponer una actividad fraudulenta que la entidad podría batallar ahora en los tribunales.

Por el momento, Lehman Brothers ya presentó hoy en Nueva York una demanda contra la Administración estadounidense con la que pretende recuperar 110 millones de dólares que a su juicio pagó en impuestos y en multas relacionadas con el pago de ellos en 1999 y 2000.

En los últimos días se han conocido nuevos detalles de cómo funcionaba el gigante bancario, como que utilizó una pequeña empresa de inversiones, Hudson Castle, para canalizar miles de millones de dólares antes de que estallara la crisis financiera, o como que maquilló sus cuentas para esconder su mal estado económico.

Lehman Brothers, un banco con 158 años de historia, fue una de las víctimas fulminantes de las hipotecas basura y tuvo que declararse en bancarrota hace dos años, al no obtener respaldo de la Administración del ex presidente George W. Bush para reflotarlo con dinero público.