Según Fitch

La banca francesa está en buen estado pero sigue afrontando impagos

La banca francesa ha salido de la crisis en un estado "relativamente bueno" según la agencia de calificación Fitch, que no obstante pone el acento en la elevación que se ha producido en las cargas por impagos, y que se van a mantener este año.

Además, en una nota sobre el sector bancario francés, Fitch subrayó que la recuperación en Francia sigue siendo "frágil", con una tasa de paro que ronda el 10%, un nivel de quiebras del 11% y una retirada gradual de las ayudas públicas de varios sectores.

La agencia de calificación indicó que el grueso de los problemas proceden de las carteras internacionales, en particular de los créditos al consumo y otro tipo de préstamos que muestran crecientes signos de impagos.

No obstante, matizó que los créditos hipotecarios en Francia han mostrado un buen comportamiento, y también que disponer de amplias bases de depósitos de particulares en Francia es una de las mayores fortalezas de las grandes entidades financieras del país. A ese respecto, recordó que los depósitos en esas entidades representan un 119% de sus créditos.

Fitch recordó que el nivel de rentabilidad de los cinco grandes bancos franceses se situó en el 6,5% de los capitales empleados el pasado año, sensiblemente por debajo de los picos históricos.

Precisó que tres de esas entidades tuvieron un beneficio operativo "satisfactorio": BNP Paribas con 8.900 millones de euros, Crédit Agricole, con 5.400 millones de euros, y Crédit Mutuel con 2.200 millones.

Por su parte, Société Générale se quedó en "un nivel mínimo" de 800 millones de euros y el grupo Banques Populaires Caisse d'Epargne tuvo una pérdida operativa de 1.100 millones de euros.

La agencia de calificación señaló que tanto BNP Paribas como Société Générale y Crédit Agricole tienen filiales en diversos países de europa central y oriental cuyos comportamiento ha sido malo en el pasado reciente.