Se sientan en el banquillo

Cuatro altos ejecutivos de British Airways se enfrentan a acusaciones de pacto de precios

La oficina de Comercio Justo británica (OFT, por sus siglas en inglés) sentará en el banquillo de acusados hoy a cuatro ex altos ejecutivos de la aerolínea British Airways por formar parte de una conspiración para fijar precios en los recargos por combustible cobrados a los pasajeros de vuelos trasatlánticos entre 2004 y 2006.

Los cuatro ejecutivos, uno de los cuales aún mantiene vínculos con la aerolínea británica, formaron parte, presuntamente, de una conspiración de pacto de precios con la compañía Virgin Atlantic que llevó a que millones de pasajeros pagarán de más por dichos recargos.

Según informa hoy el diario británico ''Financial Times'', si se les encontrará culpables de estos delitos los cuatro ejecutivos podrían enfrentar penas de hasta cinco años en prisión.

Entre los acusados se encuentran el ex director comercial de la compañía y miembros del consejo Martin George, el ex director de comunicaciones Ian Burns y el ex responsable de ventas para Reino Unido e Irlanda, Alan Burnett.

El cuarto nombre, Andrew Crawley, director de marketing de BA, aún trabaja para la compañía, en incluso fue promocionado al consejo directivo del grupo en 2008 en el marco de un programa de reestructuración.

Además, resultó uno de los ejecutivos senior galardonados con un gran número de ''stock options'' en el marco del plan de acciones de la aerolínea del pasado mes.

El rotativo ha confirmado además que BA se ha hecho cargo de la defensa legal de Crawley. "Como numerosas grandes empresas, tenemos un seguro para cubrir los pagos de los costes legales de los gestores, y estos costes serán pagados según la política aseguradora de la compañía", concretó un portavoz de BA.

os cuatro ejecutivos han negado los cargos. Los procedimientos comenzaron ayer, pero tomarán algún tiempo debido a las discusiones legales sobre la selección de un jurado. Se calcula que el juicio dure al menos seis meses.