Segundo medicamento sin receta más vendido

Un fármaco antiedad español rejuvenece a otros 32 países

Actafarma exporta Revidox, con el que ha duplicado ventas

Las empresas cosméticas saben que, en época de crisis, la venta de lápices de labios se dispara. Sea cuestión de mejorar el ánimo o la autoestima, lo cierto es que el año pasado se vendieron en las farmacias españolas productos de belleza y cuidado personal por valor de 1.500 millones de euros, cuando el mercado total de productos sin receta movió unos 4.500 millones, según datos de la consultora de referencia del sector IMS Health.

El laboratorio Actafarma es de los mejores ejemplos. En sólo un año desde su puesta en el mercado, su fármaco contra el envejecimiento celular Revidox ha conseguido colocarse como el segundo medicamento sin receta más vendido. Los responsables de Actafarma señalan que, en el primer año de comercialización que cumplió ayer, se han vendido unas 500.000 unidades. En 2009, según los datos de IMS, Revidox logró unos ingresos para el laboratorio de 10,3 millones de euros. Cada envase de Revidox cuesta 47 euros. El más vendido, Alli de GSK, rozó los 30 millones.

Estas cifras han permitido que Actafarma "más que duplique su facturación en el último año, hasta los 18 millones frente a los ocho ingresados en 2008", afirma José Antonio Garbayo, socio fundador del laboratorio, a CincoDías. La compañía ha firmado acuerdos con colaboradores para llevar Revidox a 32 países en Europa, Latinoamérica y algunas de las ex repúblicas soviéticas entre este año y el que viene.

En concreto, los países que ya tienen disponible el fármaco en sus boticas son Italia, México, Rusia y Suiza. En este primer territorio, "se han vendido 150.000 unidades en sólo un mes, todo un fenómeno", afirman fuentes cercanas a la empresa. Los pedidos de estos cuatro países supondrán un millón de unidades vendidas en 2010, el doble de este año.

Además de estos cuatro, Revidox llegará en 2010 a otros 15 países y esperan incrementar su facturación así un 30% respecto de 2009, hasta los 23 millones. En 2011 llegarán los 17 restantes y la empresa aspira a que las unidades vendidas alcancen los dos millones.

"Nuestra expansión ha ido de la mano de Global Marketing Consulting en Europa y con ellos estamos buscando alianzas en Estados Unidos, Alemania, Francia y Reino Unido, que son nuestros siguientes mercados prioritarios", contó Garbayo. En Latinoamérica, trabajan con Sanafarma y en la Federación Rusa, Ucrania, Bielorrusia y Azerbaiyán, con el Centro Farmacéutico Nacional.

El directivo destaca que han invertido siete años de investigación con el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para lograr esta técnica de aprovechamiento de las uvas para el antienvejecimiento, de la que tienen la patente en exclusiva. Este nuevo lanzamiento ha supuesto "un salto cuantitativo y cualitativo para Actafarma". Garbayo explicó que su comercialización a través de una red propia ha permitido "mejorar la imagen del laboratorio en las farmacias y el servicio hacia los establecimientos", lo que ha implicado también "una mejora en las ventas del resto de nuestros productos", como son Obegrass o Ritenil.

Este salto se ha plasmado también en un relevante incremento de la plantilla. "De 23 personas, pasamos a tener 45 empleados en 2009 y nueve más en 2010" para el refuerzo comercial, científico y técnico fundamentalmente. Tienen oficinas y almacenes en un complejo de 3.000 metros cuadrados en Ventorro del Cano (Madrid).

Garbayo afirma que no tienen producción propia del producto y descarta que vayan a introducir estas labores en su empresa en un futuro cercano. Han cerrado acuerdos de colaboración con instituciones públicas de investigación para nuevos productos.

Todas las uvas

Aunque Revidox se ha fabricado hasta ahora con uvas monastrell de Murcia y garnacha de Navarra, Garbayo asegura que la tecnología del CSIC permite aprovechar las propiedades antienvejecimiento de todas las uvas y pretenden "utilizar las mejores según la época del año".