Bruselas desea un mecanismo permanente para solucionar crisis como la griega

La Comisión Europea explicó hoy su deseo de poner en marcha un mecanismo permanente para hacer frente a eventuales crisis como la griega, que ha obligado a los socios de la Eurozona a activar un instrumento financiero ad hoc por si el país heleno no logra financiarse en el mercado.

"El instrumento para Grecia sirve para la necesidad inmediata, pero hace falta poner en marcha un mecanismo continuo", dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.

Rehn destacó que esta solución siempre sería utilizada en última instancia, incluiría una rigurosa condicionalidad y su uso sería fuertemente desincentivado para evitar que los posibles casos "lleguen tan lejos" como Grecia.

Pero, pese a todo, opinó que "es mejor estar preparados para todo tipo de eventualidades".

Rehn hizo estas declaraciones mientras daba cuenta de un debate mantenido esta mañana en la Comisión Europea sobre el desarrollo de un nuevo marco que refuerce la coordinación económica en la zona euro y que servirá de base para una nueva discusión sobre el tema entre los ministros europeos de Finanzas en Madrid, este fin de semana.

El comisario indicó que la Comisión ha comenzado a debatir maneras de reforzar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que obliga a mantener el déficit público por debajo del 3% del PIB, y que no excluye el endurecimiento de las sanciones.

"Necesitamos reforzar el brazo preventivo y el brazo correctivo. El procedimiento de déficit excesivo continuará, pero hay que agudizarlo", aseguró Rehn, quien puso sobre la mesa la posibilidad de suspender los fondos de cohesión para los países que incumplan el pacto de manera recurrente.

Sin embargo, Rehn afirmó que este aspecto, "que está en la agenda y será uno de los puntos clave" de la mejora de la gobernanza económica de la zona euro, requiere aún "más reflexión antes de hacer una propuesta".

Otra posibilidad que enumeró el comisario es la de establecer un "semestre europeo" para introducir una "dimensión europea" en los procesos presupuestarios nacionales, con el objetivo de que la coordinación presupuestaria se haga "ex ante" y no "a posteriori", mediante una evaluación de la Comisión sobre los programas de estabilidad nacionales.

El comisario también destacó la necesidad de afrontar las divergencias de competitividad y macroeconómicas entre los distintos países de la zona euro, que podrían tener "serias consecuencias sobre el crecimiento, si no se les hace frente".

Por último, Rehn explicó que la Comisión Europea en su conjunto apuesta por incrementar la integración económica de la zona euro dentro de los límites del Tratado de Lisboa.

Por este motivo, descartó la posibilidad de introducir una cláusula para expulsar a un país de la Eurozona y abogó por buscar alternativas a la propuesta de crear un Fondo Monetario Europeo para responder a crisis como la de Grecia.

La legislación actual, y en concreto el artículo 136 del tratado, "ya da suficiente espacio para incrementar la gobernanza" económica de la zona euro, a su juicio.

Después de discutir cada uno de estos asuntos con los ministros de Finanzas de la zona euro el próximo fin de semana en Madrid, la Comisión Europea presentará propuestas concretas en una comunicación que hará pública el próximo 12 de mayo.