Aumenta un 18,7% anual en febrero

La banca y los cambios fiscales animan la venta de viviendas

La mejora del acceso al crédito, los cambios que se avecinan sobre la fiscalidad de la vivienda y la política cada vez más activa de las entidades financieras reanimaron por segundo mes consecutivo las ventas de casas. El INE certificó ayer que las transacciones crecieron el 18,7% en febrero.

Una a una, las piezas del deshecho puzle en el que se había convertido el mercado inmobiliario vuelven a encajar. Y las estadísticas no hacen sino reflejar esos frutos. Las rebajas decretadas en los tipos de interés, la suave recuperación del crédito y los descuentos aplicados a los pisos empiezan a animar a la demanda.

No obstante, la Asociación Hipotecaria suma a todos esos factores dos elementos decisivos: los cambios en la fiscalidad de la vivienda que se avecinan y la política cada vez más activa que han adoptado las entidades financieras.

Sobre esta segunda cuestión valga un dato como ejemplo. Altamira Santander Real Estate vendió en 2009 un total de 1.700 viviendas de los 2.550 inmuebles que comercializó, el 66%. La Asociación Hipotecaria estima que bancos y cajas son los primeros interesados en drenar el volumen de pisos que mantienen en sus carteras, con el objetivo de sanear balances; lo que explica su política de agresivos descuentos y buenas condiciones de financiación.

Los promotores recalcan que cada mes se logra vender "un poco más"

En cuanto a los cambios fiscales, la próxima subida del IVA que grava la compra de casas nuevas del 7% al 8% prevista para julio podría estar detrás del aumento de actividad detectado por el INE. Los expertos sostienen que la desaparición en 2011 de la deducción por compra en el IRPF para las rentas superiores a 24.000 euros explica también parte del repunte de ventas.

Sin empleo, no hay futuro

La estadística que elabora el INE con datos procedentes de los registros de la propiedad revela que las compraventas de viviendas aumentaron un 18,7% en febrero pasado respecto al mismo mes de 2009. Así, se vendieron un total de 41.033 casas, de las que 21.368 fueron nuevas, el 52% del total y el resto usadas. Fue el mercado de segunda mano, con un aumento del 23,7% anual el que cosechó los mejores resultados.

Esta reanimación aparente de la demanda por segundo mes consecutivo (las transacciones crecieron en enero un 2,1% anual) es uno de los factores que explicaría por qué algunas de las estadísticas de precios más importantes de cuantas se realizan apuntan que los descuentos aplicados son cada vez menores. "Cuando oferta y demandan encuentran su punto de equilibrio, los precios ya no oscilan tanto", comentan en una consultora.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), José Manuel Galindo, valoró ayer como "positivo" este incremento en la venta de viviendas en febrero, lo que confirma la sensación que llega a la patronal de que "cada mes se vende un poco más".

Galindo apuntó que la cifra de ventas aún se encuentra en un nivel "bajo" y "no iguala las necesidades de la población", aunque es "importante" que aumenten. Los agentes de la propiedad inmobiliaria insisten en que mientras no se recupere el empleo, el sector no podrá salir de su crisis.

"El comprador se ha vuelto muy sofisticado con la crisis"

Dicen que la crisis es fuente de oportunidades y los agentes de la propiedad inmobiliaria (API) no lo dudan: "es la hora de comprar". Aunque casi nadie se atreve a dar un pronóstico sobre qué ocurrirá con los precios de la vivienda en los próximos meses, lo cierto es que algunas de las condiciones que desaconsejaban entrar en el mercado inmobiliario han mejorado. La primera es el acceso al crédito y la esencial, según el presidente de los API, Santiago Baena, es la rebaja de precios y tipos, unida a la mayor oferta disponible de la historia (más de 700.000 casas en stock). "El comprador es cada vez más sofisticado, tiene mucha información, busca un producto más selecto y el mejor precio posible", añadió Baena.

La ministra Beatriz Corredor también consideró ayer que 2010 es "uno de los mejores años" para comprar una vivienda "si se encuentra una casa adecuada y con un precio razonable".

Tinsa estima que la caída de precios se ha estabilizado

El precio medio de la vivienda registró un descenso del 1,7% en el primer trimestre del año, frente al descenso del 3% que se anotó en el mismo periodo de 2009, según el índice que Tasaciones Inmobiliarias (Tinsa) realiza a partir de valoraciones de pisos de renta libre, tanto nuevos como usados, difundido ayer. En términos anuales, los inmuebles acumulan así un abaratamiento del 5,3% en el último año (marzo 2009-marzo 2010) lo que, según la tasadora, indica que el mercado sigue "en senda descendente, pero con una pendiente negativa más leve".

En opinión de Tinsa, esta tendencia "no permite hablar de moderación de la caída, sino de estancamiento", dado que las reducciones interanuales siguen en "valores similares" desde que arrancó el año. Con todo, la vivienda acumula una contracción del 16,2% desde el máximo que alcanzó en diciembre de 2007, al final del boom.