Por la caída de las ventas en pizzerías

La comida rápida frena su crecimiento al 2% en 2009

Los establecimientos de comida rápida y a domicilio -hamburgueserías, pizzerías, bocadillerías y otros conceptos- frenaron su crecimiento al 2% en 2009, en un contexto de notable disminución del consumo privado y de caída del gasto en ocio y restauración, que ha motivado un desplazamiento de las visitas hacia locales con 'tickets' bajos.

Hamburguesa
Hamburguesa

Según pone de manifiesto un informe de DBK, el sector mantiene de este modo la tendencia de desaceleración de las ventas que venía registrando, tras crecer un 7,3% en 2007 y un 3,7% en 2008.

En concreto, el volumen de negocio del conjunto de locales de comida rápida y a domicilio aumentó un 2% el pasado año, hasta 2.565 millones de euros.

Las cadenas de hamburgueserías fueron las que experimentaron un mejor comportamiento (+5,1%), seguidas de las bocadillerías (+2,3%), mientras que retrocedieron las ventas de las pizzerías (-4,2%).

Las ventas en mostrador registraron un aumento del 2,5% en 2009, frente al 4,1% de 2008, y se situaron en 2.220 millones de euros. Por su parte, el mercado 'delivery' tuvo un retroceso del 1,4% en 2009, hasta 345 millones de euros, debido al desfavorable comportamiento del mercado de pizzerías.

El 69% del mercado total correspondió a consumo en sala, en tanto que el consumo fuera del local supuso el 31%, correspondiendo más de la mitad (17% del total) a las ventas en mostrador para llevar, frente a las ventas de entrega a domicilio (14%).

Descienden las aperturas

En concreto, las cadenas de hamburgueserías registraron un crecimiento de las ventas del 5,1%, hasta 1.240 millones de euros, lo que supuso el 48,3% del total del sector. La red de establecimientos continuó ampliándose en 2009, hasta alcanzar 975 al cierre del año, si bien desde 2007 se aprecia un descenso en el número de aperturas.

Las ventas totales de las pizzerías cayeron un 4,2%, hasta 570 millones de euros, a causa del descenso de la facturación media por local y al cierre de establecimientos. Así, tras contabilizar 20 aperturas en 2007 y 15 en 2008, las cadenas de pizzerías disminuyeron el número de establecimientos en 2009, finalizando el año con 1.215 locales.

El segmento de bocadillerías alcanzó un valor de 450 millones de euros en 2009, lo que supuso un incremento del 2,3%, frente al 4,8% de 2008. El número total de locales operativos aumentó ligeramente en 2009, hasta situarse cercano a los 1.100 establecimientos al cierre del ejercicio.

Por su parte, el mercado de otros establecimientos, que hasta el año 2007 creció a tasas superiores al 10%, contabilizó una fuerte desaceleración en 2008 y 2009 motivada por el menor número de aperturas. El año pasado elevó sus ventas 1,7%, hasta 305 millones de euros, y alcanzó un total de 595 locales, una veintena más que en 2008.