Apuesta por las reestructuraciones

Sáenz cree "imprescindible" para Santander ganar cuota en pasivo

El consejero delegado de Grupo Santander, Alfredo Sáenz, ha establecido unos claros deberes para la plantilla: crecer en cuota de pasivo, la principal debilidad del banco, según reconoce el ejecutivo. La entidad quiere aprovechar la reestructuración del sector financiero y su posición en Latinoamérica para crecer. El lanzamiento de un depósito remunerado al 4% forma parte de esta estrategia, cuyo objetivo es llegar al 15% de cuota frente al 10% actual.

Sáenz cree "imprescindible" para Santander ganar cuota en pasivo
Sáenz cree "imprescindible" para Santander ganar cuota en pasivo

Santander está satisfecho con la transformación que ha experimentado en los últimos 10 años. "El banco de hoy sería irreconocible hace 10 años", presumió el consejero delegado en la última convención de directivos, celebrada en febrero.

Pero, como es lógico, el banco pretende sufrir otro cambio positivo en la presente década. "En 10 años más, debe ser irreconocible desde la perspectiva de hoy", continúo Sáenz en este mismo acto. Para lograr su objetivo Santander ha hecho una reflexión sobre sus ventajas y sus debilidades. Su principal valuarte es su diversificación en mercados centrados en la banca comercial, según el propio banco. Sus debilidades las clasifica en seis, entre las que destaca su baja cuota de mercado para su tamaño.

"Tenemos un modelo de cuota de beneficios, pero no de cuota de negocio", explicó Sáenz. Y añadió como otra debilidad que su crecimiento de ingresos había sido "muy intensivo en crédito". Por lo que ahora el grupo debía diversificar más su crecimiento, "basado en recursos, servicios al cliente, comisiones y crédito". El objetivo es pasar de una cuota del 10% a superar el 15% en los próximos cinco años sin aumentar los costes y sin dañar los márgenes. Otro de los retos es mejorar su eficiencia para pasar del 45% al 35% en este periodo.

SANTANDER 4,43 -1,26%

Santander considera que puede "sacar ventaja en la reestructuración del sector", sobre todo de las cajas, mantiene Alfredo Sáenz. "Somos los reestructuradores del sistema. Tenemos que comprar bien, con disciplina financiera. Reestructuramos los costes, construimos franquicias y, si tenemos que vender, vendemos bien", presume la entidad.

El grupo que preside Emilio Botín cree que la crisis será aún larga, por lo que hay que estar "preparado para navegar", razón por lo que considera que tiene que superar sus debilidades y mantener sus virtudes. Considera así "imprescindible ganar cuota en recursos", según expuso Sáenz, quien añadió que en los mercados maduros, como España, "hay que aprovechar la debilidad de muchos competidores para ganar cuota", mientras que en los mercados emergentes hay que "construir franquicias comerciales para aprovechar las oportunidades de crecimiento". Mantener los márgenes, mejorar más las integraciones sin incrementar los costes y profundizar en la gestión de recuperaciones, que ahora se ha convertido "en negocio", serán las palancas en las que se apoyará en los próximos ejercicios.

Santander mantiene que Latinoamérica "tiene que liderar el crecimiento del grupo". Asegura, de hecho, que su presencia allí es una ventaja frente al resto de la banca internacional, con menor presencia en una región en la que se esperan mayores crecimientos económicos que en otras zonas, lo que se traducirá en una mayor bancarización y más cuota para el grupo.

"El modelo de muchos grandes bancos ha fallado"

Al grupo Santander siempre le ha gustado compararse con los bancos más grandes del mundo, sobre todo con HSBC, aunque también con Royal Bank of Scotland y Citi. Y a todos los ha superado tras la crisis financiera. Alfredo Sáenz asegura, de hecho, que el modelo "de muchos grandes bancos ha fallado". Como ejemplos señala a Wachovia, banco cuyo equipo gestor estaba "alejado del negocio", AIG, cuyo fallo fue no tener "una buena comprensión de los riesgos, Citi, con "una organización virreinatos", o Royal Bank, "en expansión compulsiva, sin integrar bien los nuevos negocios". Según el ejecutivo "esto dio lugar a grandes balances con riesgo descontrolado que el management no entendía". Sobre HSBC dice que hasta hace un año este grupo británico era "el doble que Santander, pero un año después la foto ha cambiado". E incluso ha batido su beneficio "deprimido por las provisiones en EE UU".

Crecer sin perder eficiencia ni subir riesgos como en las cajas

Santander considera que tiene una presencia más destacada que el resto de los grupos internacionales en países con tradición de banca comercial, lo que tiene que aprovechar. Lo mismo sucede en mercados emergentes, donde se compara con HSBC. Explica que mientras el 25% del margen de explotación de HSBC proviene de estos países, en su caso el porcentaje sube al 48% procedente de Latinoamérica. Santander considera que ha crecido bien en recursos, pero "no hemos ganado cuota". Alfredo Sáenz asegura que Santander tiene la oportunidad de ganar cuota sin perder margen, eficiencia o comprometer sus riesgos, contrario a lo que les ocurre a las cajas, detalla. El reto a largo plazo de Santander es llegar a ganar 15.000 millones en 2015. La estimación del mercado es que este año gane 9.200 millones, un 2,9% más que en 2009. Esta previsión fue comentada por Sáenz a los directivos en febrero.

"En retirada"

Bancos obligados a perder cuota

-Ventas. Santander cree que hay muchos competidores "en retirada" obligados a perder cuota. En Europa cita como ejemplos a Lloyds, ING, Royal Bank y Commerzbank, que deben hacer ventas forzadas.

-Desapalancamiento. El grupo español cree que Citi, Barclays o UBS perderán cuota de mercado al tener que desapalancarse por grandes balances.