Petróleo

El Brent baja un 0,07% y cierra en 84,77 dólares

El precio del Brent se mantuvo hoy prácticamente sin cambios en el mercado de Londres y cerró en 84,77 dólares, un 0,07% menos que al cierre del viernes, en una jornada marcada por la devaluación del dólar frente al euro.

El barril de petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, para entrega en mayo se mantuvo casi invariable en el Intercontinental Exchange Futures (ICE), donde acabó la sesión en 84,77 dólares, 6 centavos menos que al cierre del viernes.

El dólar, divisa en la que se negocian las materias primas, experimentó su mayor caída frente al euro en los nueve últimos meses, después de que los Gobiernos europeos concretaran la ayuda que prestarán a la inestable economía de Grecia.

El dólar llegó a caer un 1,4 por ciento frente a la divisa europea, impulsada por el esfuerzo común de los países de la eurozona, cuyo plan de rescate será puesto a examen mañana por los mercados, ya que el Tesoro griego prevé emitir 1.200 millones de euros en bonos griegos.

El dólar se abarató, pero el Brent no siguió los pasos del precio del crudo de la OPEP, que se apreció un 0,37 por ciento, hasta los 81,97 dólares por barril, según anunció hoy el cártel petrolero.

El ascenso del precio del crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) coincidió también con la subida del precio del WTI, de referencia en EE UU, a los niveles más altos desde octubre de 2008.

Pese a la subida de las últimas semanas del precio del crudo, los mercados se mantienen cautos, como lo demuestra la jornada de hoy en Londres, porque los expertos no acaban de dar por terminada la crisis.

El National Bureau of Economic Research, el comité de expertos económicos de Estados Unidos que dictamina el inicio y el fin de las recesiones, confirmó hoy que, pese a las mejoras registradas en los principales indicadores, aún es demasiado pronto para hablar del final de la presente crisis.

El comité aseguró que la duración y la intensidad de la reciente recesión hace más difícil que en otras ocasiones el hablar del fin de la contracción, y explicó que, pese a que el PIB estadounidense empezó a remontar oficialmente en la segunda mitad de 2009, las actuales tendencias acerca del empleo y la confianza de los consumidores son todavía preocupantes.