Velocidad asegurada

El ADSL de lujo para empresas

La tecnología ADSL es la más extendida en España para acceder a Internet dentro del mercado de consumo. Su verdadero Talón de Aquiles es que los operadores no garantizan los niveles de velocidad. En el ámbito empresarial la situación es diametralmente opuesta. Las ofertas son más caras pero las modalidades son menos asimétricas y tienen un porcentaje de velocidad asegurado. Es experimentar el mundo de lujo desde algo tan anodino como es una conexión de banda ancha.

Las empresas demandan mayor ancho de banda que los usuarios domésticos porque en la mayoría de los casos tienen decenas de ordenadores conectados o incluso necesitan un caudal de subida superior para enviar ficheros. En el mercado podemos encontrar ofertas de fibra óptica con costes astronómicos pero para las pequeñas y medianas empresas existen ofertas de ADSL especiales que son más asequibles.

Conexiones empresariales

Para las pymes Telefónica cuenta con una solución DSL simétrica de 1 y 1,5 megas que cuesta 100 y 150 euros respectivamente. Este tipo de conexiones son ideales para enviar y recibir datos a la misma velocidad. Además, como factor diferencial la operadora garantiza el 50 por ciento del caudal, algo que no sucede con las conexiones de ADSL convencionales que funcionan en los hogares.

Por su parte, Jazztel dispone de una oferta de 20 megas de bajada y 2,5 de subida con dirección IP estática desde 43,90 euros al mes. Además, la operadora es capaz proporcionar ofertas simétricas de alta capacidad con despliegues selectivos de fibra óptica.

Orange comercializa dos modalidades empresariales de ADSL 4 y 10 megas que se diferencian de las residenciales en la velocidad de subida que asciende a un megabit. La oferta incluye tarifa plana de llamadas con 1.000 minutos al mes y su precio es de 33 y 40 euros respectivamente.

Vodafone por su parte dispone de versiones de banda ancha especiales para empresas. La operadora británica ofrece modalidades que van desde los 512 kilobits hasta los 2,5 gigabits y garantiza el 100% de la velocidad contratada. Al tratarse de líneas que cubren servicios críticos para las empresas, también cuenta con líneas de respaldo que evitan la pérdida de datos gracias a tecnologías fijas y móviles.

La operadora de cable Ono ofrece a las pymes una conexión de 12 megas con 1,5 de subida con tarifa plana de llamadas desde 52,90 euros al mes. La diferencia clave y fundamental con el ADSL es que la fibra garantiza la velocidad.

En general, este tipo de conexiones son más caras que las ofertas residenciales pero como valor añadido tienen un porcentaje de velocidad garantizado y son menos asimétricas. Estas conexiones no son productos al uso, se trata de modalidades de gran calado profesional donde el precio, siempre dentro de un orden, pasa a un segundo plano a favor de la calidad y el caudal de la conexión. Una tendencia que quizá deba llegar al mercado de consumo en los próximos años, donde la incipiente oferta de servicios a través de las líneas ADSL incita a buscar las mejores conexiones, no las más baratas. En términos generales todavía estamos lejos de países asiáticos como Japón donde las conexiones alcanzan mil megas por segundo y su precio es inferior a los 40 euros al mes.

Más información: http://www.adslzone.net