Reducirá su plantilla un 20%

Los controladores dicen que la ley que regulará su actividad implica riesgos

El sindicato que representa a los controladores aéreos advirtió ayer que la ley que regulará su actividad pone en peligro el servicio de control, aunque manifestó su voluntad de seguir negociando con AENA, tras la reunión que mantuvieron ayer.

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) denunció ayer que la entrada en vigor de la nueva ley que regulará su actividad -que esta semana ha sido aprobada en el Senado- supondrá "desmantelar la aproximación a Madrid-Barajas", al reducir en un 20% su plantilla de controladores.

En un comunicado, el sindicato señaló que la baja forzosa e inmediata a los 57 años a la que obliga la ley afectará a 31 de los 155 controladores asignados a esta zona, "la más compleja y saturada" del espacio aéreo español y "una de los más complicadas" de Europa.

Ello implicará un "grave riesgo" para la continuidad y seguridad del servicio de control, puesto que las bajas deberán ser cubiertas por personas "que llevan fuera del servicio activo algunos años" y por el resto de controladores, "con la consiguiente sobrecarga de servicios y turnos".

USCA incidió también en "la importancia que en el trabajo de los controladores tienen la experiencia y la habilidad de los profesionales", por lo que "no ven razonable" desprenderse de ese capital humano por imperativo legal.

Reunión con AENA

USCA lanzó ayer su comunicado tras una reunión mantenida con AENA. El organismo público informó ayer al sindicato de controladores sobre las nuevas jornadas laborales y turnos que tendrán que cumplir tras la aprobación del Real Decreto, que modifica sus condiciones laborales, en un encuentro en el que no se ha fijado fecha para reanudar las negociaciones del convenio del colectivo.

Así lo manifestaron a Efe fuentes de AENA, que no han facilitado más detalles sobre el contenido de la reunión de ayer por la mañana, que calificaron de "meramente informativa", al igual que la que se celebró el pasado 29 de marzo, en la que el ente público solventó las dudas que los controladores tenían sobre "sus nóminas de marzo".

Las mismas fuentes han revelado que en el encuentro de ayer no se ha fijado ninguna fecha para reanudar las negociaciones del convenio colectivo, que están "interrumpidas" desde el pasado 24 de marzo "por decisión unilateral de los controladores", a pesar de que el 17 de marzo ambas partes habían suscrito un documento conjunto para garantizar la paz social durante el proceso negociador.

USCA, que tampoco ha facilitado información sobre la reunión de ayer con AENA, manifestó el pasado 24 de marzo que las negociaciones deberían "aplazarse hasta que AENA no demuestre con hechos el compromiso de paz social suscrito".

El Senado da vía libre al proyecto de ley

La Comisión de Fomento del Senado aprobó el miércoles el proyecto de ley que regula la organización del trabajo de los controladores aéreos con la incorporación de dos enmiendas de supresión, tras lo que el nuevo texto será llevado al pleno de la Cámara Alta el próximo día 14 de abril, donde la norma podrá ser aprobada o devuelta al Congreso -en caso de incorporar alguna nueva enmienda-. El proyecto fue aprobado por 13 votos a favor, uno en contra y 12 abstenciones, entre las que se encontraban los representantes del Grupo Popular. Previamente habían sido acordadas, por 13 votos a favor, 12 en contra y una abstención, dos enmiendas presentadas por el grupo de senadores nacionalistas, que suprimían dos puntos referentes a la designación de proveedores civiles de servicio de tránsito aéreo.