"Inquietud y preocupación" de USCA

Los controladores denuncian que la nueva ley llevara a reducir un 20% su plantilla en Barajas

La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) denunció hoy que la entrada en vigor de la nueva ley que regulará su actividad -prevista para el 15 de abril- supondrá "desmantelar la aproximación a Madrid-Barajas" al reducir en un 20% su plantilla de controladores.

En un comunicado, el sindicato señaló que la baja forzosa e inmediata a los 57 años a la que obliga la ley afectará a 31 de los 155 controladores asignados a esta zona, "la más compleja y saturada" del espacio aéreo español y "una de los más complicadas" de Europa.

Ello implicará un "grave riesgo" a la continuidad y seguridad del servicio de control, puesto que las bajas deberán ser cubiertas por personas "que llevan fuera del servicio activo algunos años" y por el resto de controladores, "con la consiguiente sobrecarga de servicios y turnos".

USCA incidió también en "la importancia que en el trabajo de los controladores tienen la experiencia y la habilidad de los profesionales", por lo que "no ven razonable" desprenderse de ese capital humano por imperativo legal.

Durante la reunión que mantuvieron hoy, el sindicato trasladó a los responsables de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) su "inquietud y preocupación", aunque manifestó su voluntad de continuar las negociaciones "a pesar de que el gestor aeroportuario sigue incumpliendo flagrantemente el compromiso de mantener la paz social".

En este sentido, advirtió que diversos hechos "han alterado profundamente el funcionamiento de las dependencias de control de tráfico aéreo sin tener en cuenta sus implicaciones", como la denegación de permisos y derechos comunes a otros trabajadores, la falta de un descanso suficiente entre servicios o la alteración del sistema de los mismos.