Informe de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental

El Tesoro estadounidense confía en que GM y Chrysler vuelvan a ser rentables

El Departamento del Tesoro confía en que General Motors y Chrysler vuelvan a ser rentables y puedan ser capaces de realizar los pagos requeridos y evitar el fin de sus planes de pensiones, aunque reconoce que el futuro de estos planes sigue siendo "incierto", según un informe elaborado por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, el informe destaca que, en caso de que ambas compañías no puedan mantener sus planes de pensiones, la Corporación de Garantía de beneficios de Pensión (PGBC por sus siglas en inglés) se vería gravemente afectada financiera y administrativamente.

En este sentido, destaca que, aunque los planes de pensiones se han mantenido, su futuro "sigue siendo incierto" ya que, según las actuales proyecciones de la empresa, son necesarias "grandes aportaciones" para cumplir con los requisitos del fondo federal de pensiones dentro de los próximos cinco años.

Al mismo tiempo, apunta que la reducción en la fabricación de coches y la crisis del mercado de crédito han creado una gran preocupación entre los proveedores y sus pensiones. Así, señala que en 2009 aumentaron el número de liquidaciones, bancarrotas de proveedores y finalizaciones de planes de pensiones.