Representa al fondo Real Estate Distressed Fund

Batallajuanola confía en cerrar la compra de Air Comet antes de quince días

El grupo Batallajuanola, que representa al fondo luxemburgués Real Estate Distressed Fund, confía en cerrar la compra de Air Comet antes de quince días, si el equipo que va a analizar los libros de la aerolínea da su visto bueno, dijo hoy a EFE Juan Batalla, socio fundador de la empresa española.

Batalla indicó que este plazo es el idóneo, dado que según los dueños de Air Comet, Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán, en veinte días se espera que se nombren a los administradores concursales.

Para el representante de la parte compradora, "este es el momento idóneo" para la compra, dado que se puede negociar con todo el mundo, con los sindicatos, con el personal, con los acreedores, y por ello "no debemos demorarlo más".

El intercambio de documentos entre los dueños de Air Comet y el grupo Batallajuanola, para demostrar la solvencia del fondo luxemburgués y la intención firme de la oferta de compra, ha sido calificado de forma positiva por Batalla.

A nuestro juicio, dijo a EFE, y aunque en este momento "todo esté en el aire", es bueno que se actúe con profesionalidad, y por ello "hemos presentado la semana pasada un aval por 800 millones de euros, que ha demostrado la seriedad de nuestra oferta".

La próxima semana, los representantes de Batallajuanola van a llevar a cabo una auditoría sobre la situación financiera de Air Comet y comprobar si la deuda real se corresponde con los 160 millones de euros divulgados por los medios de comunicación.

Lo que este grupo ofrece a los propietarios de Air Comet es "poner al día la empresa y sanearla", es decir, hacer una oferta de "servicio", que no es monetaria, lo que quiere decir que posiblemente Pascual y Ferrán no van a ver un euro por la venta de la línea aérea.

El precio que se puede pagar "no está decidido", ni siquiera está establecido de una forma próxima, ya que, dijo Batalla a EFE, "lo que vamos a hacer es regularizar la situación", con lo que el beneficio que van a sacar sus dueños es "salvar la situación".

Con respecto a quien está por detrás del fondo luxemburgués, el socio fundador del grupo Batallajuanola, destacó que se había recibido la orden de la compra de una compañía aérea española por parte de sus inversores.

Aunque confirmó que por detrás también hay una compañía aérea no europea, Batalla dijo a EFE que tiene un compromiso de confidencialidad, "y en este momento no estoy autorizado a decir su nombre".

No obstante, EFE ha podido constatar en fuentes próximas a la operación que se puede tratar de una línea aérea comercial de vuelos regulares que tiene su base en el Golfo Pérsico.

En cuanto a lo que se quiere hacer con Air Comet, el representante del grupo inversor dijo que "se quiere crear una compañía comercial de transporte de pasajeros", y añadió que "si bien en un principio se había pensado en una aerolínea de transporte privado, la idea actual, si todo va a buen puerto, es una línea aérea convencional".

En el fondo luxemburgués participan familias estadounidenses, de Europa del este y de los Emiratos Árabes, además de una compañía aérea "no europea" que opera vuelos regulares internacionales, según las mismas fuentes.

Air Comet, que cerró sus operaciones el pasado 21 de diciembre, perdió la licencia de vuelo el 15 de marzo, por lo que en el caso de que fuese adquirida por alguna otra compañía, tendría que solicitar una nueva al Ministerio de Fomento, del que depende Aviación Civil.