En la planta de Sant Joan Despí

Filabo presenta concurso de acreedores y despide a sus 23 trabajadores

El fabricante de material filatélico y numismático Filabo ha solicitado concurso de acreedores y el despido de los 23 trabajadores que quedaban en la planta de Sant Joan Despí (Barcelona), al no poder superar la "delicada" situación financiera, según informó hoy la empresa, propiedad del Grupo Gusten&Vergesa (GV), que la adquirió en julio de 2009 a la familia Lamas Bolaño.

Grupo GV aseguró que ha habido "importantes anomalías contables y financieras" entre lo que declaró la familia Lamas Bolaño cuando se efectuó la venta de Filabo y la situación real de la compañía, que la ha abocado finalmente al concurso.

Los trabajadores recibieron hoy al volver al trabajo tras la Semana Santa las cartas de despido y no pudieron acceder a las instalaciones, que son propiedad de los antiguos dueños de Filabo. Según explicaron a Europa Press fuentes sindicales, la empresa hacía ocho meses que no abonaba el alquiler y hoy se les comunicó también el desahucio de la nave industrial.

Acusaron directamente a los antiguos dueños de este primer fabricante de material filatélico de haber vendido el pasado año la empresa a una sociedad "dedicada a la adquisición de empresas con dificultades a un precio de saldo".

La plantilla ya denunció la semana pasada ante la Inspección de Trabajo que la dirección de Filabo había iniciado el desmantelamiento de la factoría, llevándose sin previo aviso a la plantilla toda la maquinaria, que está en un depósito "a disposición del juzgado", según la empresa.

Según UGT de Catalunya, Filabo reconoció hoy la improcedencia de los despidos, aunque la tramitación del concurso de acreedores pone en cuestión que los empleados lleguen a cobrar los 45 días por año trabajado que les corresponden en estos casos.