Consecuencias de la recesión

Las familias disparan su ahorro hasta la cuarta parte de su renta

La falta de empleo y crédito que sufre España viene multiplicando la prudencia en los hábitos económicos de las familias. En el cuarto trimestre de 2009 dedicaron al ahorro el 24,7% de su renta disponible, una cifra inédita en la serie. Las administraciones públicas, por su parte, han visto crecer sus necesidades de financiación hasta el 21% del PIB.

La línea prácticamente se sale de la gráfica. El dato del ahorro de las familias y las instituciones sin ánimo de lucro, que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística, alcanzó su máximo histórico en el cuarto trimestre de 2009. Las economías domésticas guardaron casi una cuarta parte (el 24,7%) de su renta disponible, el porcentaje más alto desde 2000, año en que se inició la serie.

De hecho, el ahorro no había superado el umbral del 12% hasta el inicio de la crisis. La fuerte restricción crediticia y la incertidumbre que ronda el malogrado mercado laboral han llevado a las economías domésticas a aumentar la prudencia y a reducir sus gastos. Un fenómeno cíclico que lima el consumo y retroalimenta la baja actividad económica, tan dependiente en España del gasto de las familias.

El dato de ayer supone que de los 192.000 millones de euros de renta disponible que acumulaban, los hogares decidieron reservar 47.000 millones. Un aumento del 7,1% respecto al mismo periodo del año anterior. Destacan desde el INE la importancia que tiene de por sí el aumento del montante del que disponen los hogares (un 1,2% más que el año anterior). El estudio apunta a varias causas entre las que se encuentran el incremento salarial del 2,6% con el que se cerraron de media los convenios colectivos o al aumento del 41,8% del saldo de las rentas de la propiedad. Además, subraya el documento, la renta disponible de las familias se vio afectada por "un volumen de prestaciones sociales recibidas notablemente mayor que el de cotizaciones sociales pagadas". Mientras las primeras crecieron un 6,9%, la segundas apenas lo hicieron un 0,1%.

Las economías domésticas reservaron una media del 19% de su renta en 2009

Aparte del hito marcado en el cuarto trimestre del año, la media de ahorro en el ejercicio obtuvo su propio récord situándose en el 18,8% de la renta disponible. Más de 135.000 millones de euros que jugaron en contra de la inversión. æpermil;sta disminuyó un 9,5% en el último ejercicio. Esta doble tendencia, de crecimiento del ahorro en detrimento del gasto, viene lastrando a la economía española desde 2007.

Déficit del 11,2%

Al contrario de lo que les ocurre a los hogares, la renta disponible de las administraciones públicas sufrió un fuerte retroceso, del 16,3%, en el cuarto trimestre de 2009, situándose en los 40.107 millones. Un comportamiento que en el INE achacan al "descenso interanual experimentado por los impuestos". Y mientras su capacidad de financiación disminuía, las necesidades de inversión de las administraciones aumentaron tres veces más que el trimestre anterior, para alcanzar el 21,9% del producto interior bruto. Así, en términos anuales el déficit público ha pasado a conformar el 11,2% del PIB (117.604 millones de euros frente a los 44.233 millones de 2008).

Las entidades no financieras, por su parte, lograron reducir sus necesidades de financiación un 22,4% durante el trimestre debido, entre otras cosas, a la bajada del 4% en el pago del impuesto de sociedades. El montante demandado por las empresas en los últimos meses del año rondaba los 23.344 millones, algo más del 2% del PIB, pero muy por debajo de los 82.607 millones que precisaron un año antes.

Persiste la caída del empleo en las grandes empresas y repuntan las ventas

El empleo de las grandes empresas -aquellas que facturan más de seis millones de euros- se redujo un 3,2% en febrero por segundo mes consecutivo, tras registrar las misma caída en enero, frente al descenso del 7,1% sufrido en el mismo mes de 2009, con lo que las plantillas totales sumaron más de 4,7 millones de trabajadores.

Según la estadística Ventas, Empleo y Salarios en las Grandes Empresas elaborada por la Agencia Tributaria, y a la que tuvo acceso Europa Press, el empleo se contrajo durante el pasado mes en todos los sectores, con la excepción de las empresas energéticas y de agua, que incrementaron su plantilla un exiguo 0,5%.

Por su parte, la construcción lideró la pérdida de empleo, con una tasa de descenso del 8,4%, hasta sumar 377.614 empleados. A continuación, se situó la industria -contabilizada sin energía ni agua-, donde el empleo disminuyó un 5,3%, hasta alcanzar los 904.833 trabajadores, y servicios (-2,1%). Con todo, el mayor número de empleados en grandes empresas se siguió registrando en el sector servicios (3.352.585 trabajadores). En servicios, destacaron las caídas del comercio y hostelería (del -3,4%), servicios a empresas (-1,3%) y los transportes y la comunicación (-1,9%).

Por otro lado, las ventas de las grandes empresas repuntaron un 0,9% en febrero, frente al desplome del 17,3% sufrido en el mismo mes de 2009, y eso a pesar del retroceso del 2,3 % de las ventas interiores.

Así pues, las exportaciones supusieron el motor de venta de las grandes compañías, al calor de la recuperación económica en países como Francia y Alemania, que junto al resto de la UE demandaron un 19,4% más.

Sin embargo, las ventas interiores de las grandes empresas bajaron, sobre todo en el sector de la construcción (con un desplome del 22,4%), seguido del de energía y agua (que fue del -12,7%) y servicios (-1%). Dentro de éste último, los servicios a empresas sufrieron recortes que alcanzaron el 19,3%, en tanto que los transportes y las comunicaciones se contrajeron un 3,8%. En cuanto a los emolumentos de los trabajadores, el salario medio bruto de los empleados de las grandes empresas se incrementó un 1,2% y alcanzó los 2.055 euros mensuales. Por sectores, el mayor aumento salarial correspondió a los trabajadores de servicios, que mejoró un 1,8%, hasta 1.947 euros.

El consumidor desconfía aún del futuro

La confianza del consumidor aumentó 1,6 puntos en marzo respecto al mes anterior, hasta situarse en 72,7 puntos, gracias a la mejor percepción que tienen los consumidores de la situación actual de la economía, según el Índice que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

En concreto, el repunte mensual de la confianza, que contrasta con la caída de 7,6 puntos que experimentó en febrero, se ha debido exclusivamente al avance experimentado por el indicador que evalúa la situación actual, que aumentó 4,8 puntos, hasta los 45,7 puntos.

Este incremento de la confianza en la situación actual, resultado de la mejor opinión que tienen los consumidores sobre la evolución de la actividad y el empleo en los últimos seis meses, sirvió para compensar el descenso del indicador de expectativas, que se redujo 1,6 puntos, hasta situarse en 99,7 puntos. Es la primera vez desde octubre de 2009se sitúa por debajo de los 100 puntos. Según el ICO, el aumento de la confianza logrado en marzo puede interpretarse como un "movimiento lateral más" sobre la tendencia a la recuperación que viene mostrando este indicador desde el primer trimestre de 2009.

En comparación con un año antes, el indicador de confianza ha aumentado 19 puntos gracias principalmente a la recuperación del indicador de expectativas, que se ha elevado 20,4 puntos respecto al año anterior, pero también al de la situación actual, que ha mejorado en 17,5 puntos.

"El aumento intertrimestral e interanual del indicador, así como la mejora de las expectativas de ahorro y de compra de bienes de consumo duradero, permiten avanzar una moderada mejoría del consumo privado en 2010", añade en una nota el Instituto.

Según explicó el ICO, el indicador parcial de situación actual aumentó 4,8 puntos en marzo porque mejoró la opinión de los consumidores respecto la economía del país (+8,2 puntos), el empleo (+4,8 puntos) y, en menor medida, la economía familiar (+1,3 puntos).

Como viene siendo habitual desde el inicio de la serie, la situación actual de la economía doméstica continúa siendo el aspecto mejor valorado del indicador parcial por parte de los encuestados, mientras que el mercado laboral es el componente al que asignan una valoración más baja.

Por su parte, el indicador de expectativas cayó 1,6 puntos en marzo como consecuencia de las peores perspectivas manifestadas por los encuestados para la economía española (-3,3 puntos) y el mercado laboral (de -1,8 puntos). En cambio, las previsiones sobre la economía familiar mejoraron levemente (+0,2 puntos).

Las cifras

192.000 millones de euros es la renta total de la que dispusieron los hogares en el cuarto trimestre del año.

47.000 millones del anterior montante fueron dedicados al ahorro.

7,1% es el aumento interanual que registró la tasa de ahorro entre el cierre de 2008 y el de 2009.