Mejora la percepción sobre la económica

La confianza de los consumidores repuntó en marzo 1,6 puntos

La confianza de los consumidores españoles repuntó en marzo 1,6 puntos, debido a que mejoró su percepción sobre la evolución de la situación económica y del empleo en los últimos seis meses.

Según el indicador de Confianza del Consumidor que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO), este aumento de la confianza está en línea con el mejor comportamiento de algunos indicadores económicos como la producción industrial, las exportaciones o la venta de automóviles.

Así, el Indicador de Confianza del Consumidor se situó en marzo en 72,7 puntos, lo que supone el citado aumento de 1,6 puntos en un mes, mientras que, con respecto a marzo de 2009, la confianza ha sido 19 puntos mejor.

El aumento de la confianza se explica por la mejora de la percepción de la situación actual, que aumentó en 4,8 puntos, aunque las expectativas de los ciudadanos sobre el futuro de la economía y el suyo propio retrocedieron 1,6 puntos.

En marzo mejoraron los tres componentes de la situación actual (economía española, empleo y situación del hogar) aunque, con respecto a las expectativas, sólo aumentaron las referentes a la economía familiar, pero empeoraron las de la economía del país y las del mercado laboral.

Lo que más ha mejorado es la idea de los ciudadanos sobre la situación económica en general, que aumentó 8,2 puntos respecto a febrero, seguida de la del empleo, que mejoró 4,8 puntos y también la de situación del hogar, 1,3 puntos.

Sin embargo, a pesar de esta mejoría, las expectativas de los consumidores son más pesimistas en cuanto a la futura situación económica del país y del mercado laboral -que empeoran en 3,3 puntos y en 1,8 puntos, respectivamente- y sólo se muestran levemente optimistas (un aumento de 0,2 puntos respecto a febrero) en cuanto a la economía familiar.

El ICO elabora el Indicador de Confianza a partir de una encuesta a 1.000 ciudadanos, a los que se les pide valorar como "mejor" o "peor" la situación de su economía familiar, la economía española y el empleo respecto a la que existía seis meses antes, así como sus expectativas para los próximos seis meses sobre estas tres mismas cuestiones.

El indicador se calcula como media aritmética de los balances de situación actual y expectativas, cuyos valores oscilarán entre 0 y 200 puntos. Esto supone que si el indicador está por encima de 100 puntos, la percepción es favorable y optimista, y por debajo de 100 es negativa o pesimista.